Un empleado de la limpieza del zoológico de Florida puede enfrentarse a cargos penales tras ser atacado por un tigre en una zona del zoo en la que no estaba autorizado a estar, mientras las instalaciones estaban cerradas, según informa la NBC.

El tigre de Malasia, llamado Eko, fue disparado por agentes de la oficina del Sheriff tras comenzar a morder el brazo del empleado, de 26 años. En tanto que el zoológico estaba cerrado, el personal destinado a prevenir este tipo de sucesos, utilizando dardos tranquilizantes, no estaba presente.

La única solución en un momento de crisis

“Nuestro ayudante hizo todo lo que pudo en esa situación y finalmente tomó la única decisión posible que pudo para salvar la vida de este hombre”, ha declarado el sheriff Rambosky en referencia al fatal disparo que acabó con la vida del tigre.

Un vídeo grabado por la cámara de un uniforme policial muestra como uno de los ayudantes del sheriff preguntó por la disponibilidad de dardos tranquilizantes, trató infructuosamente de distraer al animal, y finalmente ejecutó el disparo que acabó con la vida del tigre.

Desde la propia web del zoológico han emitido un mensaje apoyando la decisión de disparar a Eko. “Resolver la situación con un tranquilizante no habría sido apropiado dada la inmediatez de la crisis”, dice el comunicado.

El herido fue trasladado al hospital en situación de gravedad, y podría enfrentarse a cargos, según la oficina del sheriff, aunque no se han especificado cuales.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.