Redacción BLes- El periodista Tucker Carlson de Fox News, el martes por la noche apuntó contra la comunidad científica y en particular contra los científicos estadounidenses que no se hicieron la pregunta clave: “¿De dónde vino esta enfermedad?”. 

“Los científicos no creen en nada hasta que puedan probarlo”, expresó el presentador de  Tucker Carlson Tonight. “Los científicos que simplemente creen lo que les dicen no son científicos en absoluto. Son impostores peligrosos”. Con esa frase estaba iniciando la fuerte crítica que realizó hacia la mayor parte de la comunidad científica que aceptó sin resistencia la idea que el virus del PCCh nació en un mercado de Wuhan.

La pandemia provocada por el virus del PCCh, paralizó las operaciones de los Estados Unidos y el mundo. Pasaron varios meses, las consecuencias económicas a nivel mundial son terribles, y todavía no hay respuesta que explique fehacientemente de dónde vino el virus y cómo se desarrolló, lo que es peor, a los científicos parece no importarle. 

Sin embargo, tal como señala Carlson, el liderazgo científico estadounidense se aferró a la propaganda ofrecida por el régimen comunista, y llevó a Estados Unidos a creer que el virus se desarrolló en los mercados húmedos de Wuhan y se transmitió de animales a humanos.

“Eso es lo que el gobierno chino les dijo a nuestros líderes. Eso es lo que nos dijeron nuestros líderes ”, dijo el periodista. “Nunca hubo ninguna prueba de que fuera cierto. Hubo bastante evidencia de que no era cierto. Pero bajo la presión de sus inversores chinos, las organizaciones internacionales de salud respaldaron esa explicación”.

Carlson continuó mencionando que funcionarios estadounidenses como el senador Tom Cotton, comenzaron a hacer las preguntas esenciales que la ciencia ni la mayoría de los medios quisieron realizar. El senador propuso en febrero que el coronavirus podría haber sido creado por el hombre en un laboratorio, pero los medios de comunicación se negaron de inmediato a considerarlo.

Lamentablemente el cuestionamiento, que acertadamente propuso Carlson sobre el verdadero orígen del virus, parece haber quedado en manos de los políticos y no de la comunidad científica que debería colaborar activamente en responder el interrogante. 

Como se mencionó, el senador Tom Cotton ya en febrero hablaba de considerar la posibilidad que el virus del PCCh haya sido creado en un laboratorio y no surgido de un mercado como sugiere el régimen comunista. 

Cuando la presentadora Martha MacCallum, de Fox News presionó en febrero al senador sobre su sorprendente afirmación, Cotton citó un estudio publicado por científicos chinos en The Lancet, la que llamó una “revista científica internacional respetada”.

“Estoy sugiriendo que debemos estar abiertos a todas las posibilidades y tenemos que exigir que China se abra y sea transparente para que un equipo de expertos internacionales pueda averiguar exactamente dónde se originó este virus. Sabemos que no se originó en el mercado de alimentos de Wuhan según el estudio de científicos.”

“Eso no quiere decir que esto sea un arma biológica”, aclaró Cotton, “pero sí sabemos que estaban investigando el coronavirus en ese laboratorio. Podría haber sido una violación accidental, podría haber sido un trabajador infectado”.

“Mi punto es que no lo sabemos”, dijo Cotton, y agregó que “hasta que obtengamos todas las pruebas del Partido Comunista Chino, lo unico responsable es mantener una mente abierta sobre las hipótesis”.

En el mismo sentido el Secretario de Estado Mike Pompeo fue consultado en una entrevista que se publicó en la página del Departamento de Estado, sobre la probabilidad que el virus del PCCh haya surgido en un laboratorio. Su respuesta fue contundente y crítica contra el Partido Comunista Chino, a quien acusó de engañar y negar información a Occidente desde el comienzo y sin descanso. También manifestó que en reiteradas ocasiones se solicitó a China el ingreso de profesionales para investigar exactamente el origen del virus, pero siempre fue denegado. Lo cual implica un punto clave para que los científicos y epidemiólogos desarrollen vacunas y terapias para combatirlo. 

Si bien sobran los ejemplos por parte de la administración Trump que muestran su esfuerzo por intentar descubrir el verdadero origen del virus, tal como lo explicó el periodista Tucker Carlson, lamentablemente resulta muy difícil avanzar en esa dirección si no hay un apoyo total por parte de los medios de comunicación y la comunidad científica.

Andrés Vacca-BLes.com