Redacción BLesCientos de personas esperaron desesperadamente ayuda durante 24 horas, atrapadas en un atasco vehicular que se extendía por 64 kilómetros en ambas direcciones a lo largo de la autopista Interestatal 95 del estado de Virginia, Estados Unidos.

Una tormenta de invierno y el choque de dos tractocamiones paralizaron el tráfico desde el lunes, lo que desencadenó una rápida reacción en cadena causando que otros vehículos perdieran el control, según la policía estatal, de acuerdo con The Seattle Times del 4 de enero.

El martes a la 1 de la tarde la moral de Jennifer Travis, su marido y su hija de 12 años estaba por el suelo. Tras racionar sus alimentos solo disponían de media botella de agua y nada más.

La última vez que habían visitado un restaurante había sido el día anterior a las 7 de la noche. Además de no haber podido conciliar el sueño estaban vestidos con ropa adecuada para la soleada Florida, no para la gélida tormenta de nieve en Virginia.

En esos momentos ya completaban 18 horas de inmovilidad cerca de Fredericksburg, amparados únicamente por el Chevy Tahoe que habían alquilado.

“Se hace difícil porque no mejora”, dijo Travis con un tono de voz que reflejaba su angustia, agregando: “Siguen diciendo que la ayuda está llegando. Pero no llega. Nadie dirige el tráfico. No hay nadie en el semáforo que diga: ‘Vale, vete, vete, vete’. Ahora mismo, cada uno va por su cuenta. Y eso apesta”.

Otros automovilistas también estaban tan desesperados y hambrientos que pedían comida. Al parecer un camión de pan repartió comida a algunas familias.

El Departamento de Transporte de Virginia (VDOT), ubicó la zona de congestión entre Ruther Glen, Virginia, en el condado de Caroline y la salida 152 en Dumfries, en el condado de Prince William.

“Sabemos que muchos viajeros han estado atascados en la Interestatal 95 en nuestra región durante períodos extraordinarios de tiempo en las últimas 24 horas, en algunos casos desde el lunes por la mañana”, expresó Marcie Parker, ingeniera del distrito de Fredericksburg.

Y agregó: “Esto no tiene precedentes, y seguimos moviendo constantemente los camiones parados para avanzar hacia el restablecimiento de los carriles”.

También dijo: “Además de despejar los camiones, estamos tratando la nieve y varios centímetros de hielo que se han acumulado alrededor de ellos para asegurar que cuando los carriles vuelvan a abrirse, los automovilistas puedan dirigirse con seguridad a su destino”.

El martes por la mañana, el senador estadounidense Tim Kaine, demócrata por Virginia, manifestó que se hallaba desde hacía 19 horas en medio de la congestión.

“Comencé mi viaje normal de 2 horas a DC a la 1 pm ayer. 19 horas después, todavía no estoy cerca del Capitolio. Mi oficina está en contacto con @VaDOT  para ver cómo podemos ayudar a otros virginianos en esta situación. Por favor, manténganse a salvo todos”, tuiteó Kaine.

En las mismas condiciones se hallaba, el corresponsal de NBC News, Josh Lederman, atrapado a unos 50 kilómetros al sur de Washington, D.C., por lo que manifestó a Morning Joe de MSNBC: “no tengo comida ni agua. Tengo gasolina, pero ¿cuánto va a durar?”

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.