Redacción BLes– Un tiroteo masivo en un complejo de oficinas de Orange se saldó con la muerte de cuatro personas, entre ellas un niño, y la lesión de una quinta.

Es el tercer tiroteo masivo en Estados Unidos en menos de dos semanas, tras los tiroteos en tres balnearios de Atlanta en los que murieron ocho personas, y el tiroteo en un supermercado de Boulder, Colorado, en el que perdieron la vida diez personas.

Alrededor de las 5:30 de la tarde, se produjeron disparos en un complejo comercial de dos plantas en la avenida West Lincoln de Orange, a unos 50 kilómetros al sureste de Los Ángeles, según la teniente Jennifer Amat.

La teniente Amat dijo a los periodistas que los disparos se estaban produciendo cuando llegó la policía, y que cuatro personas fueron declaradas muertas en el lugar de los hechos. Cuando los agentes se acercaron al pistolero, éste estaba gravemente herido y fue trasladado a un hospital local. Según la policía, no está claro si los agentes lo atacaron o si su herida fue autoinfligida, informa NY Post.

Una de las víctimas, una mujer, fue trasladada a un hospital local en estado crítico, al igual que el presunto pistolero. Ambos habían recibido disparos. Se desconoce si la herida del tirador fue autoinfligida, según Amat.

“Es un incidente muy trágico y estamos haciendo todo lo posible para que se investigue a fondo”, dijo Amat.

Le recomendamos:

Las identidades de las víctimas no se dieron a conocer de inmediato, y la policía sólo pudo proporcionar detalles limitados a última hora del miércoles, hora local. Se descubrió un arma en el lugar de los hechos, pero Amat no pudo describirla, ni la edad de la víctima infantil, ni en qué negocio se produjeron los disparos.

La representante Katie Porter (demócrata de Irvine) escribió en Twitter: “Estoy profundamente entristecida por los informes de un tiroteo masivo en el Condado de Orange, y sigo manteniendo a las víctimas y sus seres queridos en mis pensamientos mientras seguimos aprendiendo más”.

Aunque la pandemia del COVID-19 coincide con una reducción de los tiroteos en las escuelas a su tasa más baja en casi una década, una nueva racha de incidentes de este tipo ha dejado a muchos estadounidenses conmocionados y en busca de aclaraciones por parte de los responsables políticos.

Robert Aaron Long, de 21 años, ha sido acusado del asesinato de ocho personas en los ataques del 16 de marzo a tres balnearios de la zona de Atlanta. Seis de las víctimas eran mujeres asiáticas, lo que plantea la posibilidad de que el tirador se inspirara en el racismo antiasiático. Las mujeres murieron en un momento en que los crímenes de odio contra los asiáticos y otras formas de violencia han aumentado en el último año.

Bruce Pie – TheBL