Redacción BLes- El asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, Robert O’Brien instó a Taiwán a mejorar sus estrategias de defensa ante una posible “invasión anfibia” por parte del régimen chino.

Mientras se celebraba un teleforum con el Instituto Aspen, O’Brien anunció: “Taiwán necesita empezar a buscar algunas estrategias de rechazo de áreas asimétricas y antiacceso”.

“Y realmente fortificarse de una manera que disuadiría a los chinos de cualquier tipo de invasión anfibia o incluso una operación de zona gris contra ellos”, añadió el funcionario estadounidense, según lo informado por el Washington Examiner.

La advertencia por parte del asesor de seguridad se presenta a pocos días de que desde el Departamento de Estado se notificara al Congreso sobre la venta a Taiwán de un paquete de misiles de defensa costera avaluado en 2000 millones de dólares que aún requiere la aprobación.

Elbridge Colby, un ex funcionario del Pentágono que aportó al diseño de la estrategia de defensa nacional del Departamento de Defensa en 2017 y 2018, respecto a la actual situación entre el régimen chino y Taiwán, expresó: “Es un problema grave en este momento y podría empeorar en los próximos años. Es un problema a corto plazo”.

El Washington Examiner indica que los riesgos existentes dadas las tensas relaciones que sostienen ambos países asiáticos pueden verse aún más agravados ante las incertidumbres sobre si los Estados Unidos defendería a Taiwán.

“En la eventualidad de que China realmente intente algo con Taiwán, ¿cree que Estados Unidos saldrá y defenderá Taiwán?” dijo un funcionario del Indo-Pacífico. “Así que esta es la pregunta que hacen muchas personas”, de acuerdo con el medio antes citado.

Según Taiwan News , la encuesta realizada por la Fundación de Opinión Pública de Taiwán (TPOF), “indica que el 60% de los adultos taiwaneses mayores de 20 años creen que si el Partido Comunista Chino usa la fuerza contra Taiwán, Estados Unidos puede enviar tropas para su defensa. , mientras que el 33% de los taiwaneses no estaría de acuerdo con tal enfoque.

Para Colby, si bien los funcionarios chinos han evitado conflictos a gran escala durante décadas, uno de los propósitos del régimen chino es sembrar una desconfianza global generalizada sobre la imagen de EE. UU.,  promoviendo la idea de que quebranta sus promesas, lo que hace más atractiva la idea de una invasión.

“China querrá ser un ejemplo de un país que tiene fuertes lazos, ya sea en alianza o cuasi-alianza, con Estados Unidos, lo que efectivamente hace Taiwán”, señaló el ex estratega del Pentágono.

El pasado martes, el secretario general del Partido Comunista chino (PCCh) Xi Jinping, pareció confirmar el elevado tono que existe entre ambos países luego de que ordenara a las fuerzas armadas del país que pusieran “toda su mente y energía en prepararse para la guerra”, según la agencia estatal china Xinhua News.

Mientras tanto, el equipo de seguridad de la administración Trump ha estado mandando señales diplomáticas para interponerse en medio de las relaciones tensas entre Beijing y Taipei. Recientemente el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo afirmó que el país norteamericano sería un “buen socio para la seguridad” de Taiwán ante un eventual ataque de China continental.

Por su parte, el secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, también ha tratado de advertir a Beijing: “Estoy seguro de que prevaleceríamos hoy en cualquier conflicto”, dijo Esper la semana pasada, aseguró el funcionario norteamericano la semana pasada.

César Múnera-BLes.com