Redacción BLesLuego de que el presidente estadounidense, Joe Biden, declarara que había acordado con el líder del Partido Comunista de China (PCCh), Xi Jinping, que ambos “cumplirían el acuerdo de Taiwán”, el senador Marco Rubio solicitó en una carta a Biden aclarar a qué se refería exactamente. 

Las dudas surgen ante las crecientes amenazas del PCCh de invadir a Taiwán, un territorio de más de 23 millones de habitantes con gobierno independiente, y el reiterado apoyo que Estados Unidos ha demostrado para la defensa de ese país, señaló Taiwan News del 8 de octubre.  

“Sus comentarios de que Estados Unidos y la República Popular China (RPC) “acatarán el acuerdo de Taiwán” han dejado a muchos confundidos sobre lo que quería decir exactamente”, explicó Rubio en su página web. 

Y agregó: “Durante décadas, ha habido un fuerte consenso bipartidista respecto al compromiso de Estados Unidos con Taiwán, ya que compartimos valores democráticos y un modelo de todo lo que queremos que sea el Indo-Pacífico”.

Para continuar diciendo: “Creo que sigue entendiendo la importancia crítica de la defensa de Taiwán como un interés central de la seguridad nacional de Estados Unidos, y por eso me preocupa su relato de una reciente llamada con el secretario general del Partido Comunista Chino, Xi Jinping”.

Rubio además sostuvo: “Permitir que el régimen genocida y totalitario de Beijing se apodere de Taiwán no solo socavaría por completo la credibilidad de EE. UU., y nuestro sistema de alianzas en la región, sino que podría poner en peligro las cadenas de suministro y el comercio internacionales que sostienen la economía estadounidense.”

Más aún, Rubio plantea una cuestión que podría cambiar drásticamente la situación del pequeño Taiwán: “¿Hay algún acuerdo nuevo o pendiente con respecto a Taiwán?”.

No obstante, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, manifestó: “Nuestro compromiso con Taiwán es sólido como una roca y contribuye al mantenimiento de la paz y la estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán y dentro de la región”.

Es de notar que las incursiones recientes de cientos de bombarderos del PCCh en las proximidades de la isla, y su retórica agresiva hacen temer que pondrá en práctica sus aspiraciones de tomar posesión de la isla, aún usando la fuerza como lo había mencionado desde antes. 

Por su parte, la presidenta taiwanesa, Tsai-Ing-wen, escribió: “si Taiwán cayera, las consecuencias serían catastróficas para la paz regional y el sistema de alianzas democráticas. Sería una señal de que en la actual contienda mundial de valores, el autoritarismo tiene la ventaja sobre la democracia”.

También destacó que su país está alejado de una actitud bélica agresiva, pero “hará lo que sea necesario para defenderse”.

Por otro lado, funcionarios estadounidenses revelaron que hay marines de operaciones especiales entrenando a las fuerzas militares de la gran isla desde el año pasado. 

La presencia de estos especialistas de apoyo no había sido revelada antes, y sería indicio de la preocupación del Pentágono por el incremento del riesgo de invasión desde el continente, de acuerdo con The Wall Street Journal del 7 de septiembre. 

Esta ayuda a Taiwán no es vista con buenos ojos por el PCCh, por lo que el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo que el régimen tomaría todas las medidas necesarias para salvaguardar su soberanía e integridad territorial, dado que considera que Taiwán le pertenece.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.