Redacción BLesLa organización Buy Safe America (América Compra Seguro) publicó un informe recientemente asegurando que la venta online de productos falsificados provenientes de China, han causado estragos en la economía estadounidense además de representar un peligro para los mismos consumidores.

Según Michael Hanson, vocero de la ONG que escribió para The Hill, durante la pandemia la venta online incrementó considerablemente y con ello los estafadores que utilizando populares plataformas como Amazon y Facebook, venden productos falsificados hechos en China a consumidores en los Estados Unidos.

Hanson explica que tanto Amazon como Facebook no han hecho una prioridad de la seguridad y los estafadores una vez que son descubiertos, simplemente cambian de nombre para volver a vender productos falsos.

Buy Safe America (BSA) según su sitio web es un grupo diverso de minoristas, grupos de consumidores, fabricantes y fuerzas del orden que apoyan los esfuerzos para combatir la delincuencia organizada en el comercio minorista y proteger a los consumidores y a las comunidades de la venta de productos falsificados y robados.

Con el motivo de las festividades navideñas, BSA publicó su informe “La Ruta de la Seda de la Falsificación – Impacto de los productos de consumo falsificados introducidos de contrabando en los Estados Unidos” el cual intenta echar luz sobre el peligro para los millones de consumidores que compran por Internet.

“Los productos falsificados, la mayoría de los cuales se envían directamente a las puertas de los hogares desde China, están inundando el mercado estadounidense a través de mercados de terceros que apenas exigen responsabilidades para garantizar que los productos que venden son legítimos y, lo que es más importante, seguros”, dice la breve introducción del informe.

Se estima que tan solo hay 21 tipos de productos o bienes que suman casi el 70 por ciento del total de los bienes de contrabando que entran al país y que les generan una pérdida en ventas de más de 54 mil millones de dólares a los comercios mayoristas y minoristas locales.

En su sitio web BSA documentó historias de consumidores estadounidenses que tuvieron accidentes con estos productos falsos chinos que van desde baterías que explotan, cinturones de seguridad que no funcionan, drogas mortales y máscaras N95 truchas.

Las cifras publicadas por la organización son alarmantes:

1.500 millones de dólares fue la cifra de juguetes falsificados que se importaron.

6.800 millones de dólares fue el monto de teléfonos celulares falsificados importados.

7.200 millones de dólares se perdieron en ingresos fiscales de personas y empresas

39.000 puestos de trabajo en el sector mayorista y 280.000 en el sector minorista se perdieron con motivo de la importación de estos productos falsos.

“No cabe duda de que el aumento de la venta de falsificaciones está relacionado con el auge de los mercados online”, afirma Hanson. “En 2019, más del 59% de todas las mercancías incautadas por el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP), se enviaban por correo o por servicios internacionales de envío urgente, mientras que alrededor del 23% llegaban por buques marítimos”.

“Los datos muestran un aumento significativo de estos envíos que comenzó en 2014, cuando Amazon empezó a cortejar agresivamente a los vendedores chinos en respuesta a la salida a bolsa de Alibaba”, añadió el vocero de BSA.

Hanson insta a los consumidores estadounidenses a contactar a sus representantes para que aprueben la ley INFORM que obligaría a las plataformas online como Amazon y Facebook a establecer sistemas de seguridad para evitar que cualquier estafador pueda abrir una cuenta y vender bienes truchos.

Pero Hanson advierte que ambas compañías están haciendo lobby en el Congreso para evitar que la ley se apruebe.

“Facebook y Amazon han abierto sus billeteras para financiar una agresiva campaña de presión para acabar con los esfuerzos para proteger a los consumidores. El Congreso debe ignorar esta cortina de humo y abordar las crecientes amenazas económicas y de seguridad de los consumidores que plantea la ruta de la seda de las falsificaciones procedentes de China”, dijo el vocero de BSA.

China es considerado el mayor ‘ladrón’ de propiedad intelectual del mundo.

En 2019, la administración Trump cerró el consulado general chino en la ciudad de Houston, Texas por considerarlo un ‘centro de espionaje y robo de propiedad intelectual’ mientras que el director del FBI dijo que la agencia tiene que abrir una investigación de contrainteligencia sobre China cada doce horas.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.