Redacción BLesEl gigante tecnológico surcoreano Samsung, eligió a la ciudad de Taylor, Texas, Estados Unidos, para instalar una inmensa fábrica de chips electrónicos en la que invertirá 17.000 millones de dólares. 

La ubicación de la planta que generará 1.800 puestos  de trabajo se debatió entre otros cuatro lugares, pero las extraordinarias exenciones tributarias ofrecidas junto con su geografía favorecieron a Taylor, de acuerdo con Korea JoongAng Daily del 6 de septiembre. 

“Lo que he sabido es que [Samsung] se ha decantado finalmente por Taylor tras tener en cuenta los incentivos a la inversión y las condiciones geográficas”, dijo la fuente que prefirió mantener el anonimato. 

Se espera que el 8 de septiembre se reúnan el Consejo Municipal de Taylor, los Comisionados del Condado de Williamson y posiblemente funcionarios de Samsung para revisar la resolución de rebajas de impuestos de hasta el 92,5% que se extenderían por 30 años, por diferentes conceptos informó Reuters. 

El predio en el que se instalará la planta cubre 480 hectáreas, cuadruplicando la planta que ya posee Samsung en Austin, Texas. 

Además de las exenciones tributarias, el alcalde de Taylor se compromete a realizar varias adecuaciones de infraestructura y desarrollo, que favorezcan el funcionamiento de la empresa. 

Por otro lado, la industria de la fabricación de estos chips o piezas de semiconductores se considera de prioridad para la seguridad nacional de Estados Unidos.  

Taiwán y Estados Unidos comparten un interés mutuo en la fabricación de chips, los cuales se usan en todos los dispositivos electrónicos hoy en día. 

Mientras que EE. UU. se especializa en el diseño de los chips, Taiwán tiene una de las fábricas más grandes de chips, TSMC, donde también se realiza el testeo de estos.

Además de que Taiwán es un gran aliado comercial de EE. UU., el mercado estadounidense depende en gran medida de la producción de chips que obtiene de la isla, tal como enfatiza el exasesor del expresidente, Donald Trump, Steve Bannon. 

“El principal mensaje de todos los desastres es Silicon Valley West. Y si crees que no tenemos una obligación moral con Taiwán deja eso de lado por un minuto”, dijo Bannon.

Y agregó: “Las consideraciones prácticas. Silicon Valley West, toda la economía estadounidense se centra en los chips, y en particular en los chips avanzados diseñados, hechos y fabricados en Taiwán”.

Para concluir diciendo: “Es algo que tenemos que mantener. Si no lo retenemos no tenemos economía. La economía implosionaría”.

El importante suministro de chips que aporta Taiwán se constituye en otros de los factores estratégicos para ser defendida por Estados Unidos, frente a las amenazas de invasión del Partido Comunista de China (PCCh). 

El PCCh es un importante competidor en el mercado de los chips, y su adquisición de la fábrica más grande de microchips de Gran Bretaña generó preocupación a nivel mundial.

Esto se debe al creciente control que está ejerciendo el régimen comunista chino sobre este mercado que se encuentra en un momento de escasez de chips, según informó The Telegraph.

Pareciera que los gobiernos no tomaron conciencia sobre el verdadero peligro que representa el PCCh para occidente y el resto del mundo.

Su largo historial de atropellos contra los países vecinos y las violaciones a los derechos humanos en su territorio bastarían para intentar frenar inmediatamente su avance.

José Hermosa – BLes.com