Redacción BLes– La administración de Biden anunció el viernes 15 de octubre que estaría preparada para comenzar a devolver a los solicitantes de asilo a México el próximo mes bajo una política de la era Trump después de que un tribunal federal dictaminara que la terminación del programa era injustificada. Anteriormente había denunciado el procedimiento conocido como política de “Permanecer en México”, pero más correctamente como Protocolos de Protección al Migrante (MPP).

El gobierno de Biden sigue buscando revocar el MPP, incluso mientras trabaja para cumplir con la orden de agosto del juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos con sede en Texas, Matthew Kacsmaryk, según funcionarios de la administración, informó Reuters.

La política del MPP fue desarrollada en 2019 por Trump, quien alegó que muchas peticiones de asilo eran falsas y que los solicitantes a los que se les permitía entrar en Estados Unidos podían acabar quedándose ilegalmente si se saltaban las fechas del tribunal. Biden detuvo la política poco después de entrar en el cargo en enero debido a su promesa de adoptar un enfoque más llamado humanitario a las preocupaciones fronterizas.

En agosto, Kacsmaryk ordenó al gobierno federal que reactivara el programa después de que los estados de Texas y Missouri, dirigidos por los republicanos, demandaran a Biden por su decisión de detenerlo. El Tribunal Supremo, que tiene una mayoría conservadora de 6-3 que incluye a tres personas nombradas por Trump, confirmó la decisión de Kacsmaryk, rechazando un intento de la administración de Biden de anularla.

Mientras apela el caso, la administración ha declarado que cumplirá con la orden de Kacsmaryk “de buena fe”. Los funcionarios dijeron que la administración también tiene la intención de publicar una nueva carta de terminación del programa con la esperanza de resolver cualquier dificultad legal planteada por la anterior.

“La reimplantación no es algo que la administración haya querido hacer”, dijo un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU., que habló bajo condición de anonimato, en una llamada con periodistas. “Pero en el ínterin, estamos bajo esta obligación del tribunal”.

El funcionario dijo que la administración había tomado medidas para preparar tribunales, algunos alojados en tiendas de campaña, cerca de la frontera donde podrían celebrarse audiencias de asilo.

Biden ha dejado en marcha otra política que Trump anunció en marzo de 2020, a principios del brote de COVID-19, que permite que la mayoría de los migrantes aprehendidos al cruzar la frontera sean expulsados rápidamente por cuestiones de salud pública, sin ninguna forma de control de asilo. Un funcionario del DHS dijo que esa política continuaría.

Oliver Cook – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.