Redacción BLes- La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, insistió en que el candidato presidencial, Joe Biden, no debería debatir con el presidente estadounidense Donald Trump. 

“¿Por qué molestarse?” dijo esta vez Pelosi el 25 de septiembre, según Fox News. Pelosi ya había restado importancia a estos encuentros públicos entre los dos candidatos, usando argumentos poco contundentes.

A escasas seis semanas del día de las elecciones, esta insistencia de Pelosi en apartar a Biden de uno de los actos de campaña más esperados por los electores podrían debilitar la confianza en él, a lo que ya había aludido el director de comunicaciones del Comité Nacional Republicano, Michael Ahrens.

Ahrens añadió a la negativa de los demócratas a debatir, el hecho de que Biden permanecía recluido en el sótano de su casa convertido en oficina y la negativa a aceptar los resultados electorales en caso de que el presidente Trump resultara reelegido, en uno de sus tuits.

“El consejo de los demócratas a Joe Biden:

1) No debatir.

2) No salgas del sótano.

3) No conceder la elección.

Extraña forma de proyectar la confianza en tu candidato”, tuiteó Ahrens el mes pasado.

https://twitter.com/michaelahrens/status/1299017637867986945

Pelosi insiste en que Biden desista de los tres debates que ya había aceptado la campaña demócrata con meses de anticipación, a pesar de que Biden había ratificado su participación. 

Otros demócratas también pidieron evitar los debates, entre ellos el ex secretario de prensa de la Casa Blanca Joe Lockhart.

Estos foros políticos, el primero de los cuales se realizará el 29 de septiembre, han sido causa de incertidumbre y también de expectativa para los votantes dadas las condiciones de aparente declive mental de que se acusa a Biden.

Sus numerosos errores y equivocaciones son materia de especulación, la que es incrementada por la intervención de los asesores de campaña de Biden, quienes están muy atentos a sus actuaciones y a rectificar los errores que comete.

Por una parte, Biden da la impresión de leer en un telepronter sus respuestas a los periodistas, por otra parte parece que solo se permite que los periodistas amigos se dirijan a él y las preguntas son tan elementales que parecen formuladas para niños, como lo señaló Trump en su momento.

Asimismo, Trump considera que es posible que Biden recurra a drogas para lograr un desempeño normal en sus intervenciones ante el público, por lo que pidió que antes de los foros tanto él como Biden fueran examinados.

Por lo visto, los debates siguen causando preocupación a los dirigentes demócratas y es algo que, al parecer, podría restarles puntos tanto si Biden acude a los debates como si los rechaza.

José Hermosa-BLes.com