Redacción BLes– La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, bloqueó un proyecto de ley aprobado por el Senado para sancionar a los Institutos Confucio, una entidad dependiente del PCCh y utilizada para su propio beneficio. 

Los demócratas no han definido la fecha para la votación sobre el proyecto de la Ley Confucius, y los republicanos critican a Pelosi por poner la política por encima de la seguridad nacional.

“Lamento que la presidenta Pelosi aún no haya programado la Ley CONFUCIUS para su votación”, dijo el miembro del comité de reglas Tom Cole, republicano por Oklahoma, según The Washington Free Beacon del 20 de septiembre. 

Cole agregó: “Esto no se trata de política. Se trata de hacer responsable a China, y la presidenta Pelosi claramente no ha hecho de eso una prioridad”.

Los republicanos ya habían propuesto que se votara por el proyecto de ley en julio, pero los demócratas impidieron que se efectuara esa votación. 

Las actividades procomunistas realizadas desde los Institutos Confucio para infiltrar el sistema educativo de Estados Unidos, para contratar servidores del PCCh y hacerle propaganda han sido comprobados por las autoridades del país.

Entre otros temas, a los profesores, que han sido seleccionados por el PCCh, no se les permite discutir temas que el gobierno chino considera delicados, como los abusos de los derechos humanos en Xinjiang y el Tíbet, ni sobre la prácticas espirituales como la de Falun Dafa.

En este sentido, el Senador John Kennedy, republicano por Luisiana, quien presentó el proyecto de ley Confucius, que fue aprobado por unanimidad en el Senado, comentó sobre la actitud de los demócratas frente a este proyecto de ley.

“¿Quieren los demócratas y la presidenta de la Cámara de Representantes dar a Xi Jinping más influencia sobre lo que se enseña en los campus americanos? ¿La libertad académica molesta solo a su comité en general?”, también según The Washington Free Beacon. 

Por estas razones, el Departamento de Estado designó a los Institutos Confucio como una misión extranjera china, el jueves 13 de agosto.

Sobre este caso el Secretario de Estado Mike Pompeo declaró: “Por más de cuatro décadas, Beijing ha disfrutado de un acceso libre y abierto a la sociedad americana, mientras que se niega el mismo acceso a los americanos y otros extranjeros en China”.

“Además, la RPC [República Popular China] ha aprovechado la apertura de EE. UU. para llevar a cabo esfuerzos de propaganda a gran escala y bien financiados y para influir en las operaciones en este país”, también dijo Pompeo.

No obstante, el PCCh adoptó como estrategia el cambiar de nombre a los institutos vetados, vinculándolos a una organización no gubernamental llamada Fundación China para la Educación Internacional, de acuerdo con Real Clear Education.

José Hermosa-BLes.com