Redacción BLesNiños migrantes no acompañados ingresados por la frontera sur, sufrieron abuso físico y sexual de acuerdo a documentos recientemente publicados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), según informó Fox News.

Los documentos los obtuvo el grupo de vigilancia Judicial Watch mediante la Ley por la  Libertad de la Información, luego de varios meses de haber realizado el pedido, precisamente en el mes de mayo. 

Fueron 33 los casos de “abuso sexual” contra menores que se produjeron en agencias voluntarias con contratos con el gobierno federal, entre el 21 de enero y el 25 de febrero del año en curso.

El presidente de Judicial Watch, Tom Fitton dijo a Fox News mediante un comunicado que los documentos muestran que además de los impactantes informes de abuso sexual en los refugios para estos niños no acompañados también “hay violencia entre los propios UACs”.

Fitton no dudó en culpar a la administración Biden por lo que viven estos niños migrantes no acompañados.

“No es de extrañar que la habilitación de la trata de personas por parte de la administración Biden haya resultado en violencia y abuso de niños”, expresó.

21 de los casos de abuso sexual fueron entre menores, en tanto que 10 tuvieron como involucrados tanto al personal como a no miembros del personal. A su vez, fueron 2 las denuncias presentadas por abuso sexual entre un menor migrante y otro.

Los abusos sexuales de niños migrantes no acompañados ocurren en albergues de todo el país.

Las identidades de los presuntos abusadores y de sus víctimas no fueron reveladas en los documentos obtenidos por Judicial Watch.

En el refugio Baptist Children and Family Services de Baytown, Texas, un niño denunció que un joven de Guatemala de 17 años fue golpeado repetidamente en el pecho mientras estaba tirado en el suelo, por su compañero de habitación.

De acuerdo al documento, la víctima, por razones de seguridad, fue cambiada de habitación y no quiso hablar sobre lo ocurrido con los funcionarios del albergue, por lo que el incidente no fue denunciado ni a la policía local ni a los Servicios de Protección Infantil.

Cabe señalar que a principios de este mes salió a la luz que la administración Biden perdió contacto con 4.890 niños no acompañados, de los 14.600 que ingresaron ilegalmente al país por la frontera con México entre enero y mayo.

Axios obtuvo la información de la respuesta a una solicitud hecha a través de la Ley por la Libertad de la Información.

Por su parte, un portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), comentó que una vez entregados los menores a personas mayores desaparecía la supervisión.  

“Aunque hacemos todo lo posible para comprobar voluntariamente el estado de los niños después de unirlos con sus padres o patrocinadores y ofrecerles ciertos servicios posteriores a la unificación, ya no tenemos supervisión legal una vez que dejan nuestra custodia”, dijo el funcionario.

Estas pérdidas de contacto podrían encubrir diversas formas de explotación de los menores, opciones que son investigadas por el Departamento de Justicia, a lo que se refirió la directora de la Unidad de Procesamiento de Tráfico Humano (HTPU), Hilary Axam, el 21 de julio.

“Algunas de estas situaciones parecen implicar a docenas de menores no acompañados que son entregados al mismo patrocinador y luego explotados para trabajar en el procesamiento de aves de corral o en industrias similares, sin acceso a la educación”, dijo Axam según Bloomberg Law.

Sebastián Arcusin– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.