La Unión Europea y el régimen chino están teniendo intensas negociaciones sobre un posible tratado de inversión. Estados Unidos se mantiene a la expectativa de los resultados.

Redacción BLes– Estados Unidos estará estudiando y analizando las conversaciones comerciales que tendrán esta semana la Unión Europea y el régimen chino, cuando se reúnan para lograr llegar a un tratado de inversión.

Cabe destacar, que los funcionarios de comercio de Estados Unidos tienen particular interés en lograr un acuerdo de comercio con el régimen chino, incluso las reuniones  con el régimen comenzaron cuando aún era presidente Barack Obama, continuaron durante los primeros años de gobierno del presidente Trump, y cuando parecían estar llegando a un acuerdo se desató la pandemia y el virus del PCCh, opacando las relaciones bilaterales con el régimen hasta llegar a la actual guerra comercial abiertamente declarada. 

El presidente Trump puso en juego gran parte de su estrategia política para lograr un acuerdo comercial y de inversión más equitativo con el régimen chino. Por esto es que cualquier concesión que las autoridades del régimen le otorguen a la UE, probablemente provocará un endurecimiento por parte del líder de los Estados Unidos en la guerra comercial que mantiene con China.

El South China Morning Post informó que Kelsey Broderick, analista de Eurasia Group en China dijo “Si Estados Unidos ve a China haciendo serias concesiones de reforma a la UE, podría caer muy mal y haría presionar aún más a Estados Unidos para llegar a un acuerdo con Beijing” y agregó que “Probablemente incentivaría a los actores estadounidenses a presionar a China en los compromisos de la fase dos (del acuerdo comercial)”. 

Por su lado Julia Friedlander, investigadora principal de relaciones económicas transatlánticas en el Consejo Atlántico, dijo que “Estados Unidos y la UE comparten intenciones en sus respectivas negociaciones y sería mejor si actuaran en paralelo”

“El éxito de cualquiera de las partes abre la puerta para que la otra exija las protecciones que la Organización Mundial del Comercio no permite actualmente debido a las reglas de ‘nación favorecida’ y el estatus de país en desarrollo de China, y para dar impulso a los cambios necesarios en la propia Organización Mundial del Comercio”, agregó Friedlander.

Chad Bown, economista comercial del Instituto Peterson de Economía Internacional (PIIE), estuvo de acuerdo en que Estados Unidos y la UE están alineados con sus quejas hacia China.

“La mayoría de los problemas que la UE está negociando con China en un tratado de inversión bilateral probablemente resultaría beneficioso para Estados Unidos, si China aceptara asumir los compromisos”, dijo Bown, ex economista de alto nivel para el comercio internacional y la inversión en El Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, según informó el medio británico Daily Express

Todo pareciera indicar que si la Casa Blanca logra un acercamiento a la Unión Europea, podrían actuar en conjunto y generar mucha más presión sobre el régimen chino a la hora de negociar todo tipo de concesiones. 

Desde el inicio de la administración Trump, la relación entre Estados Unidos y la Unión Europea no fue de lo mejor, pero algunos indicios podrían dar cuenta que una acción conjunta frente al régimen chino podría ser factible. El mes pasado, el Secretario de Estado Mike Pompeo habló en conferencia de prensa a sus pares europeos y los invitó a actuar junto con los Estados Unidos frente a un objetivo común y combatir los atropellos del régimen chino. 

Pompeo dijo: “Estoy empezando a ver aún más en el continente, la amenaza que representa el Partido Comunista chino. Deberíamos abordar ese desafío juntos, ya que los socios transatlánticos han enfrentado muchos desafíos. Y eso es en lo que quiero centrarme hoy”, y agregó: “Claramente, hay un despertar transatlántico a la verdad de lo que está sucediendo”.

Andrés Vacca-BLes.com