Redacción BLesLas ciudades de Montpellier y Winooski, Vermont, Estados Unidos, son demandadas por el Comité Nacional Republicano (RNC, por la sigla en inglés) que defiende la integridad electoral y el principio de que sean solo los estadounidenses quienes decidan sobre su país. 

De acuerdo con sus declaraciones, con su demanda los republicanos rechazan los intentos de los demócratas de “desmantelar la integridad de nuestras elecciones”, de acuerdo con Fox News del 28 de septiembre.  

“Los republicanos están contraatacando este asalto de la extrema izquierda contra la integridad de las elecciones: a diferencia de los demócratas radicales, creemos que nuestras elecciones deben ser decididas únicamente por los ciudadanos estadounidenses”, expresó la presidenta del RNC, Ronna McDaniel. 

Y agregó: “Se trata de una cuestión de principios y lucharemos en los 50 estados para garantizar que esto siga siendo así”.

En este sentido también se manifestó el senador estatal de Vermont Brian Collamore, republicano, diciendo: “El proyecto de ley de Montpelier permite que lo que se define como un residente legal de Estados Unidos pueda votar en las elecciones de la ciudad”.

Asimismo, los republicanos se preocupan por la forma en que se aplicarán estas leyes y si los extranjeros también intervendrán en las elecciones estatales y federales así como han sido habilitados para hacerlo en las municipales.  

Los representantes demócratas presentaron el proyecto de ley en mayo, y este fue impugnado por el gobernador reouplicano, Phil Scott, en junio. 

No obstante, los demócratas lograron obtener los dos tercios de la votación en el Senado para impugnar el veto de Scott.

Anteriormente, los demócratas han sido acusados de querer adueñarse permanentemente de las elecciones, tal como lo dijo el senador Bill Hagerty, republicano de Tennessee, al referirse a la ley H. R.1.

“La Constitución es muy clara en el Artículo II Sección 1, [donde dice] que las legislaturas estatales son las únicas responsables de establecer las leyes electorales”, explicó.

Y agregó: “Lo que ocurre en este proyecto de ley, es que quieren quitar todo eso mediante una toma de poder absoluta incentivando comportamientos peligrosos: registro [de los votos] por Internet, sin requisito de foto de identificación, y voto automático de delincuentes. Una de las cosas que más me preocupa es la posibilidad de que la gente coseche votos”.

Por su parte, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, denunció el plan de los demócratas: “Así que esto no se trata de otra cosa que de intentar ayudar a los demócratas a ganar las elecciones a perpetuidad”, reiteró.

Y dijo también: “Es para tomar el control de la FEC para que sea un fiscal. Es para proporcionar financiación pública para las elecciones. Es para proporcionar el registro del mismo día, que acabo de ver en una encuesta que dice que algo así como el 81% de los estadounidenses están preocupados por que algo así conduzca al fraude electoral”.

No obstante, Dmitri Mehlhorn, un confidente clave del financista demócrata Reid Hoffman, comentó que todo el desgaste que ha implicado el desarrollo del proyecto de ley S. 1 estaba llevando al partido al fracaso y “arrastrándome a mí y a mi país a un precipicio”, según un informe de Politico.

Frente a los planes de los demócratas por modificar sustancialmente el procedimiento electoral, los legisladores de varios estados procedieron a adaptar sus respectivas legislaciones, para contrarrestar esos cambios. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.