Redacción BLes– Los demócratas estarían propiciando la explotación infantil al impulsar un sistema de “energía verde” que implica el uso de minerales escasos, extraídos en países de bajos recursos con la intervención del trabajo de menores. 

Por su parte, el representante Garret Graves, el republicano de mayor rango en el comité especial de cambio climático de la Cámara de representantes de EE. UU. hace notar la incoherencia de los demócratas al hablar de su planes de “energía verde”. 

“Este el el partido cuando las cámaras están encendidas, [los demócratas dicen] nos preocupamos por los niños, pero cuando las cámaras están apagadas,  dicen que el trabajo infantil a nadie le importa cuando estamos recibiendo nuestros vehículos eléctricos”, expresó Graves de acuerdo con el medio Washington Examiner del 27 de julio. 

Estas declaraciones de Graves adquieren relevancia frente a la audiencia del comité climático de la Cámara de Representantes, que tendrá lugar el 28 de julio sobre “la construcción de una economía de energía justa”.

Por su parte, los demócratas buscan intervenir las emisiones en todos los sectores de la economía de Estados Unidos, tratando de reducirlas a cero para el año 2050, de acuerdo con las proyecciones del llamado Nuevo Tratado Verde (The Green New Deal, en inglés).

Graves ilustra que al observar el proceso de producción de la “energía limpia” se llega “a un punto en el que dependes de minerales de tierras raras que provienen de cadenas de suministro controladas por China y otras naciones menos amigas”. 

En cuanto a tratar de evitar la explotación del trabajo infantil, del que suelen ser víctimas los menores en los países en los que se extraen esas tierras raras, intervino el representante republicano Pete Steuber, de Minesota.

Steuber presentó una enmienda al proyecto de ley propuesto por los demócratas solicitando no utilizar minerales críticos extraídos o procesados con trabajo infantil, pero el representante demócrata Peter DeFazio, presidente del Comité de Transporte, en el que también participa Graves, la rechazó.

Este rechazo de DeFazio, en representación de los demócratas, fue titulado como “Los demócratas matan una medida [contra el]  trabajo infantil para los minerales de energía verde”, por el Wall Street Journal (WSJ). 

Asimismo, el medio consideró que el proyecto escondía “el pequeño y sucio secreto de la energía limpia” al involucrar el uso de minerales como cobalto, cobre, litio, níquel y otras  tierras raras originarias de países que explotan el trabajo infantil, como la República Democrática del Congo, Zambia y Zimbabwe.

Específicamente, estos minerales se usan en la producción de las baterías de los vehículos eléctricos,  que se cargan enchufándolos a una fuente de energía eléctrica.

Adicionalmente, el uso de estas energía tendería a una mayor dependencia del Partido Comunista de China (PCCh) con el que ya se han presentado fricciones importantes, tal como quedó evidenciado por la dispersión del virus PCCh, originado en el territorio controlado por ese régimen

“No podemos ser estúpidos en seguir esclavizándonos a China en términos de tierras raras o tecnologías renovables”, dijo Graves al respecto. 

El proyecto de ley  de “energía limpia” representaría un gasto en infraestructura de al menos 1.5 billones de dólares, que los demócratas aprobaron el 1° de julio como “la aplicación de los principios del Nuevo Trato Verde”, según WSJ.

“El proyecto de ley incluye créditos fiscales para el almacenamiento de energía renovable, subvenciones para la climatización de escuelas públicas y paneles solares en viviendas de bajos ingresos y estaciones de carga para coches eléctricos. Es una fiesta de subsidios para cualquier industria que se llame a sí misma ecológica”, enfatizó el comité editorial del WSJ.  

Los demócratas reconocen que los suministros de las tierras raras implican complicaciones inusuales.

“Muchos de estos materiales están en cadenas de suministro vulnerables o volátiles”, según un informe de los Demócratas del Comité del Clima.

José Hermosa- BLes.com