Redacción BLesLos problemas con la cadena de suministros en Estados Unidos están generando interrupciones en la entrega de alimentos y de insumos básicos, induciendo a los consumidores a acaparar en sus compras.

“La gente está acaparando”, dijo el productor de comidas congeladas y de conservación, Adnan Durrani, de acuerdo con el Seattle Times del 19 de octubre, mientras la escasez de alimentos se disparaba ayer en el país.

Durrani también explicó que cambiaron los hábitos de adquisición y que en su empresa están “manteniendo unos cuatro meses de suministro a mano en lugar de los típicos uno o dos meses”, lo que en cierta medida aumenta la escasez. 

En este sentido, varios productores y distribuidores de alimentos relataron sus experiencias y cómo se adaptaban ante las limitaciones de la oferta en las tiendas. 

“Nunca imaginé que estaríamos aquí en octubre de 2021 hablando de problemas en la cadena de suministro, pero es una realidad”, dijo el director general de Albertsons Cos. Vivek Sankaran, agregando: “Cualquier día, va a faltar algo en nuestras tiendas, y es en todas las categorías”.

De hecho, hasta las escuelas han tenido que adaptar sus estrategias para atender la alimentación de los estudiantes.   

“Desde el inicio de las clases, hemos tenido problemas con la cadena de suministro de diferentes artículos”, dijo la directora ejecutiva de los servicios de alimentación de las escuelas públicas de Denver, Theresa Hafner, agregando: “Sigue apareciendo. Es como jugar al juego de la ruleta”.

Por su parte, el Vicepresidente Senior de Asuntos Gubernamentales y Asesoramiento de la Asociación Nacional de Abarroteros, Chris Jones, describió su percepción de la situación. 

“Hay muchos alimentos en la cadena de suministro, pero algunos artículos pueden ser más difíciles de conseguir en determinados momentos debido a la escasez de mano de obra en todo el país que afecta a fabricantes, transportistas y minoristas”, dijo Jones.

También mencionó que la deficiencia en la aplicación de las leyes antimonopolio habían propiciado diferencias entres los distribuidores minoristas. 

Esta situación: “ha permitido a los minoristas dominantes asegurarse condiciones más favorables y un amplio suministro de productos de alta demanda, mientras que deja a muchos minoristas más pequeños con selecciones limitadas o, en algunos casos, estantes vacíos”, agregó Jones. 

Entre los consumidores individuales también se nota el impacto del desabastecimiento de algunos alimentos como el pollo, dado que muchos de ellos reemplazaron las comidas rápidas por las comidas caseras. 

La falta de pollo generó el cambio de los menús en algunos restaurantes y el aumento del precio en las tiendas.

Hasta los precios de los pañales aumentaron reflejando los mayores precios de las materias primas, los retrasos en los envíos y la escasez de contenedores, según Business Insider, citado por Bloomberg. 

Por otro lado, el 19 de octubre 100 buques esperaban frente a la costa de Los Ángeles para descargar sus productos, lo que podría demorar hasta dos semanas. Pero los problemas involucran varios aspectos críticos. 

“Los retos en la cadena de suministro siguen siendo cuestiones como la escasez de conductores, la mano de obra y la congestión en los puertos”, explicó la directora de la cadena de suministro, Yone Dewberry.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.