Redacción BLes- Las fuerzas militares de los cuatro países asociados en la agrupación conocida como Quadrilateral Security Dialogue, o Quad, reanudaron el martes prácticas militares conjuntas en las aguas del Mar Arábigo, en una clara muestra del creciente poder regional que están desarrollando para hacer frente a la influencia del régimen chino en la zona del Indo-Pacífico.

Las armadas de India, Estados Unidos, Australia y Japón realizaron actividades militares en el norte del Mar Arábigo en la segunda fase de un ejercicio naval visto como parte de una iniciativa regional para contrarrestar los atropellos del régimen chino en la zona. 

Esta es la segunda vez que el Quad, ha participado en un ejercicio militar combinado de este tamaño. La primera fase del simulacro denominado Malabar, se llevó a cabo del 3 al 6 de noviembre en la Bahía de Bengala, la parte noreste del Océano Índico.

Los ejercicios de la segunda fase “consisten en operaciones centradas en el grupo de batalla de portaaviones Vikramaditya de la marina india y el grupo de ataque de portaaviones Nimitz de la armada de Estados Unidos”, según el comunicado del Ministerio de Defensa de India, reportado por BreitBart.

El comunicado de la India continuó diciendo: “También se llevarán a cabo ejercicios avanzados de guerra de superficie y antisubmarina, evoluciones náuticas y disparos de armas para mejorar aún más la interoperabilidad y la sinergia entre las cuatro armadas amigas”.

Además, participaron en los ejercicios la fragata australiana Ballarat, el destructor japonés Murasame, y un número no especificado de aviones y submarinos. 

Si bien la relación militar entre los cuatro países lleva varios años, durante los últimos meses se han desarrollado varias acciones para impulsar y profundizar los lazos con el objetivo común de lograr compensar el aumento de poder abusivo del régimen chino y los avances de su ejército en todo el territorio. 

El exsecretario de Defensa Mark Esper, advirtió que el régimen comunista chino tiene como objetivo ser la potencia militar dominante en Asia en 2049, el centenario de su revolución comunista, en un discurso pronunciado en Hawai el 27 de agosto, según reportó el Washington Examiner.

Durante su discurso, Esper pidió a los aliados de Estados Unidos en la región invertir más en defensa y depender menos de los recursos ofrecidos por el PCCh.  

Algunas semanas después de las palabras de Esper, el Secretario de Estado Mike Pompeo, visitó Japón dónde criticó con dureza y públicamente al régimen chino en una reunión con sus homólogos de Australia, India y Japón. Acorde a lo informado por Bles, el encuentro tuvo como objetivo fortalecer las relaciones de un frente unido y organizado contra el gigante asiático.

Pompeo en aquella oportunidad solicitó la máxima colaboración de sus aliados contra la creciente influencia regional impuesta por el régimen.

Paralelamente a las actividades militares realizadas por el Quad, un nuevo pacto militar bilateral entre Japón y Australia firmado el martes, alimentó la tensión entre ambos países y el régimen comunista chino, quien no tardó en responder sobre su disconformidad al respecto y además advirtió sobre la peligrosidad que implica haber firmado ese pacto teniendo en cuenta que “es inevitable que China tome algún tipo de contramedidas”.

El Global Times, portavoz oficial del Partido Comunista Chino (PCCh), fue quien informó a la comunidad internacional cuando el martes publicó expresamente que los aliados de Estados Unidos están “obligando” al régimen a profundizar sus relaciones militares con los países aliados, amenazando con posibles reacciones. 

El PCCh fue determinante al advertir: Australia y Japón “seguramente pagarán el precio correspondiente si se violan los intereses nacionales de China y su seguridad se ve amenazada”. También agregaron que: “Es poco probable que China permanezca indiferente a las medidas de Estados Unidos destinadas a incitar a los países a que se unan contra China a largo plazo”.

El otro de los socios del Quad, India, también ha aumentado su tensión en la relación con el régimen chino, después de verse involucrado en un crítico enfrentamiento fronterizo con China en la frontera del Himalaya occidental desde mediados de junio. Desde entonces, Nueva Delhi ha cortado importantes vínculos comerciales con Beijing.

Andrés Vacca-BLes.com