Redacción BLes- La gobernadora republicana, Kristi Noem, durante una entrevista el domingo en ABC recomendó llevar las controvertidas elecciones a la Corte Suprema de Justicia. Haciendo un paralelismo con la batalla legal de las elecciones presidenciales del año 2000, Noem llamó a darle al presidente Donald Trump la misma posibilidad que se dio en su momento al ex vicepresidente Albert Arnold Gore de poder judicializar la votación.

Durante una entrevista en “This Week” de ABC, la gobernadora republicana respondió a los ataques infundados de su entrevistador, George Stephanopolous, quien sugirió que la administración Trump “no ha encontrado evidencia para anunciar una situación de fraude electoral”.

Noem, rápidamente desacredito las insinuaciones del presentador, asegurando que lo que estaba diciendo es: “absolutamente falso” y agregó, “Lo que creo que está pasando aquí, George, es que todo esto es prematuro. Esta es una conversación prematura porque no hemos terminado de contar los votos.”

La gobernadora de Dakota continuó su defensa afirmando que se han presentado muchos documentos legales y declaraciones juradas de testigos que presenciaron actividades irregulares durante los comicios. Destacando la importancia de que esos documentos lleguen a la Corte. “Incluso el mismo New York Times dijo que hubo errores administrativos”, afirmó Noem.

En su cuenta oficial de Twitter, Noem subió un fragmento de la entrevista y en el posteo escribió: “Tantas preocupaciones serias sobre la integridad de las elecciones: Declaraciones juradas firmadas que atestiguan la actividad ilegal en Pensilvania y Nevada; Fallas informáticas que cambian los votos de los republicanos a los demócratas en Michigan; Personas muertas votando en Pennsylvania; Y más. Permitan que se desarrolle el proceso legal”

La gobernadora se pronunció con mucha determinación respecto a judicializar las elecciones y menospreció el comentario de su entrevistador aludiendo a que no existen pruebas como para hablar de fraude. 

En defensa de llevar a la Corte las elecciones presidenciales nombró algunos de los hechos relevantes que demuestran irregularidades indefendibles a favor de los demócratas.

Te puede interesar:

Uno de los casos nombrados por la gobernadora fue el del condado de Antrim en Michigan, después de presentar como ganador al candidato demócrata Joe Biden, debieron invertir el resultado al confirmar que el software de la computadora “fallara y provocara un error de cálculo de los votos”. La administración Trump, según reportó Fox News está reclamando un recuento manual en cualquier área donde se haya utilizado el mismo software.

También hizo referencia al estado de Pensilvania donde, entre otras irregularidades denunciadas, se confirmó que mucha gente muerta figuraba en las listas de personas que emitieron voto postal.

Finalmente, haciendo un paralelismo con la batalla legal que se produjo luego de las elecciones presidenciales entre el demócrata Al Gore y el republicano George Bush en el año 2000, Noem dijo: “Le dimos a Al Gore 37 días para ejecutar el proceso antes de decidir quién iba a ser presidente, ¿Por qué no les daríamos la misma consideración a los 70,6 millones de estadounidenses que votaron por el presidente Trump?”.

En las elecciones presidenciales del año 2000 los resultados fueron tan parejos entre el candidato republicano George Bush y el demócrata Al Gore, que se desató una verdadera batalla legal concentrada en el estado de Florida, donde la diferencia entre ambos candidatos era de apenas unos pocos miles de votos. 

La disputa contó con batallones de abogados que se instalaron en el estado, buscando la impugnación de boletas que no estaban completamente perforadas y múltiples recuentos de votos. Finalmente la Corte Suprema puso fin a un calvario de 36 días, fallando a favor de Bush y declarándolo presidente de los Estados Unidos.

Andrés Vacca-BLes.com