Redacción BLes- Tal como informó el presidente Trump el miércoles 19 de agosto, Estados Unidos le exigió a las Naciones Unidas que se vuelvan a imponer todas las sanciones contra Irán. Este jueves el Secretario de Estado, Mike Pompeo, realizó formalmente la solicitud argumentando el incumplimiento por parte de Irán del polémico acuerdo nuclear.

Según informó Fox News el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas rechazó la semana pasada una solicitud de Estados Unidos para extender un embargo de 13 años sobre las importaciones y exportaciones de armas convencionales de Irán, incluidos aviones y tanques dentro y fuera del país del Medio Oriente, que vence en octubre de este año.

Hace unas semanas la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Kell Craft, dijo a Fox News que tanto Rusia como el régimen chino quieren beneficiarse del fin del embargo de armas a Irán. “Rusia y China están esperando poder vender armas a Irán”, aseguró Kelly la embajadora. De hecho fueron los dos países que votaron en contra, el resto sólo se abstuvo de votar. 

El miércoles en conferencia de prensa el presidente Trump dijo: “Hoy le ordeno al Secretario de Estado, Mike Pompeo, que notifique al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que los Estados Unidos tienen la intención de restaurar prácticamente todas las sanciones suspendidas anteriormente por las Naciones Unidas contra Irán.  Es una cláusula snapback; no es raro”

La cláusula “snapback”, que contempla el propio pacto nuclear, implica que Estados Unidos a pesar de su retirada del acuerdo nuclear iraní en 2018, podría apelar a su estatuto de país “participante” para imponer unilateralmente el restablecimiento de las sanciones de la ONU a Teherán.

 Mike Pompeo publicó el jueves por la tarde en su cuenta de Twitter: “Comienza el proceso para volver a imponer sanciones a Irán. Hoy entregué personalmente una carta a @NACIONES UNIDAS. El presidente del Consejo de Seguridad, Dian Triansyah Djani, notificará formalmente al Consejo algo que todos sabemos demasiado bien: el incumplimiento de Irán de sus compromisos en virtud del terrible acuerdo nuclear.”

Hace dos años, el presidente Trump decidió sacar a Estados Unidos del desastroso acuerdo nuclear con Irán, que según él, fue producto del fracaso de la política exterior de Obama-Biden, en términos de la cantidad de dinero que se pagó por absolutamente nada, argumentó.

El acuerdo canalizó decenas de miles de millones de dólares a Irán (150 mil millones de dólares para ser exactos). Según manifestó Trump, eso resultó ser un desastre total y se habría financiado todo el caos, el derramamiento de sangre y el terror en la región y en todo el mundo de haber continuado en el acuerdo. Y no se obtuvo nada a cambio, excepto un pequeño trato a corto plazo, el cual Irán ni siquiera cumplió.

De aceptarse el ‘snapback’ se restablecerían todas las sanciones de las Naciones Unidas contra Irán que se levantaron a cambio de frenar el programa nuclear del país. 

El problema para Trump, según NBC News, es que ninguno de los otros firmantes (China, Rusia, Reino Unido, Alemania y Francia) cree que el Estados Unidos tiene el poder para hacer cumplir la solicitud porque se retiró del acuerdo en 2018.

En su discurso, Donald Trump fue muy claro respecto a sus intenciones contra Irán: “Mi administración no permitirá que continúe esta situación nuclear en Irán. Nunca tendrán un arma nuclear. Irán nunca lo tendrá, márquelo. Anótelo: Irán nunca tendrá un arma nuclear. Cuando Estados Unidos firmó el acuerdo con Irán, estaba claro que Estados Unidos siempre tendría derecho a restablecer las sanciones de la ONU que evitarán que Irán desarrolle un arma nuclear. Pagamos una fortuna por un concepto fallido y una política fallida, una política que habría hecho imposible la paz en Oriente Medio.”

Andrés Vacca – BLes.com