Redacción BLes-El subsecretario de Estado de Estados Unidos, Keith Krach, aterrizó el jueves en Taiwán en la segunda visita oficial de un alto funcionario de la administración Trump en menos de dos meses. Durante tres días Krach tendrá distintas reuniones protocolares incluyendo un encuentro con la presidenta taiwanesa Tsai Ing-Wen. La noticia no cayó bien en la cúpula del régimen chino quien anunció una severa advertencia y amenazó con posibles represalias. 

Tal como indica el comunicado oficial del Departamento de Estado, el subsecretario Krach viajó a Taiwán para asistir al servicio conmemorativo del ex presidente Lee Teng-hui el 19 de septiembre de 2020, dónde además se reunirán con la presidenta Tsai Ing-Wen y tendrá reuniones con otro funcionarios taiwaneses. 

“Estados Unidos honra el legado del presidente Lee al continuar nuestros fuertes vínculos con Taiwán y su democracia vibrante a través de valores políticos y económicos compartidos”, cierra diciendo el pequeño comunicado oficial.

Desde que comenzó su administración, el presidente Donald Trump, mantuvo diálogos constantes con el gobierno democrático de la isla. Según informó el SCMP, desde su asunción en 2017, Trump firmó siete importantes acuerdos de armas por un valor de 13.300 millones de dólares e impulsó varias leyes y acuerdos de asociación entre Estados Unidos y Taiwán.

Acorde a lo reportado por SCMP, el trasfondo de los encuentros que se vienen desarrollando entre autoridades de ambos países, sería lograr un acuerdo de libre comercio y así vincular aún más estrechamente a las dos economías. De lograrse un acuerdo de libre comercio, entre otras cosas, seguramente implicaría que Taiwán traslade sus cadenas de suministro de tecnología fuera de China.

El régimen chino, que considera a Taiwán un tema “existencial”, ha buscado durante décadas negarle a la isla armamento militar, aliados o reconocimiento internacional. La segunda visita de un alto funcionario en tan poco tiempo, sumado a los acuerdos que se vienen realizando entre Estados Unidos y Taiwán, no ha caído para nada bien en Pekín.

Esto ha provocado la respuesta esperada de Beijing, cada vez más preocupado por el debilitamiento de su política de mantener a Taiwán limitado de poder y bajo su absoluto control. 

El jueves, cuando se oficializó la visita de la comitiva a Taiwán, el régimen chino condenó la noticia y advirtió que podría tomar represalias.

En una rueda de prensa el jueves, tal como informó AP News, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo que la visita de Krach “refuerza las fuerzas separatistas de la independencia de Taiwán y socava las relaciones entre China y Estados Unidos y la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”.

Por último Wang amenazó: “Instamos a Estados Unidos que detenga de inmediato los intercambios oficiales y las acciones para mejorar sus relaciones con Taiwán, y maneje los asuntos relacionados con Taiwán con cautela. China dará las respuestas necesarias de acuerdo con el desarrollo de la situación”.

Andrés Vacca-BLes.com