Redacción BLes– Tras la lamentable muerte de la veterana estadounidense, Ashli Babbitt, que iba desarmada y no fue avisada durante el ingreso desordenado al Capitolio de Washington D.C. el 6 de enero, el agente de la policía que le disparó fue exonerado de toda culpa. 

De acuerdo con un memorando de la Policía del Capitolio emitido luego de realizar una investigación interna: “no se tomarán más medidas en este asunto”, por lo que no se seguirá un juicio, informó NBC News el 20 de agosto. 

Por su parte, el representante Paul Gosar, republicano de Arizona, calificó la muerte de Babbitt como “una ejecución”, y acusó al agente que le disparó de “estar al acecho” para hacerlo.

Es de recordar que el ingreso no autorizado al Capitolio ocurrio en medio de las reclamaciones por integridad electoral, que protagonizaron los ciudadanos en esa ocasión.

La muerte de Babbitt, la única ocurrida a causa del ingreso al Capitolio se ha planteado por personas de derecha como un asesinato injusto, estas han exigido que se haga pública la identidad del tirador.

Por otro lado, los disturbios del Capitolio son presentados por los demócratas y por los medios como el ataque más violento desde la Guerra de 1812. También sostienen que hubo cinco muertos.  Las autoridades no encontraron armas.

No obstante las acusaciones y la gran investigación programada por los demócratas, cuatro funcionarios y exfuncionarios informados de las investigaciones del FBI concluyen que el asalto al Capitolio realizado el 6 de enero, no fue coordinado por grupos de derecha ni por partidarios del entonces presidente Donald Trump.

“Entre el noventa y el noventa y cinco por ciento de estos son casos puntuales”, señaló un alto exfuncionario no identificado, de acuerdo con Reuters del 20 de agosto. 

Y agregó: “Luego hay un cinco por ciento, tal vez, de estos grupos de milicianos que estaban más estrechamente organizados. Pero no hubo un gran plan con Roger Stone y Alex Jones y toda esta gente para asaltar el Capitolio y tomar rehenes”.

Le recomendamos: Documento DESCLASIFICADO del FBI REVELA vínculo de Tesla con «gente del espacio»

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El FBI no ha encontrado pruebas de que grupos de derecha como Oath Keepers y Proud Boys hubieran organizado seriamente qué hacer si lograban entrar, dijeron las fuentes.

Tampoco de que el entonces presidente, Donald Trump, o personas próximas a él hayan programado ejecutar actividades violentas durante el evento. 

Estas declaraciones se consideran significativas si fueran utilizadas en la investigación del Congreso, sobre los hechos ocurridos el 6 de enero en la incursión al Capitolio. 

Posiblemente la ausencia de pruebas determinantes sobre una supuesta insurrección, asonada o conspiración habría detenido a los fiscales de formular cargos al respecto. 

Ante este panorama resalta el hecho de que más de 570 personas hayan permanecido  detenidas durante meses, sin que se les defina su situación jurídica.

Esto resulta contradictorio frente a la ausencia de investigación sobre los graves disturbios protagonizados durante el verano del año pasado. 

En este sentido, la Asociación Nacional de Policía arremetió contra el Congreso por investigar el atentado del 6 de enero mientras ignoraba la violencia ocurrida durante el 2020, lo que podría desencadenar “niveles de violencia armada sin precedentes”, según Washington Times.

“Hubo al menos 574 disturbios violentos en 2020 y, sin embargo, las audiencias de hoy en el Congreso se centran en un solo disturbio, el del 6 de enero de 2021, y escuchan el testimonio de solo algunos de los agentes de policía involucrados”.

Además en esos disturbios “se atacó a la policía desde todos los lados”, y los organismos de seguridad atendieron “violentos disturbios noche tras noche”.

José Hermosa – BLes.com