Redacción BLes– El director de Inteligencia Nacional, Jhon Ratcliffe ha acusado a los demócratas de elaborar un documento clasificado engañoso que fue entregado al director del FBI, Christopher Wray, el cual habría sido extraído de manera selectiva de los informes sobre la supuesta injerencia Rusa en las elecciones del 2016 sin representar el punto de vista de la comunidad de inteligencia (CI).

El documento que fue enviado al director de FBI, fue firmado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, Adam Schiff, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer y el vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, Mark Warner.

Como indica Just The News, a través de una carta enviada esta semana a los senadores Chuck Grassley y Ron Johnson, Ratcliffe afirmó que la inteligencia estadounidense no creó ni autorizó la adición de contenido en la carta de los demócratas.

“Lamentablemente, esta adición sólo se basa selectivamente en un pequeño número de informes del CI y se centra en un solo actor de amenaza en el espacio de seguridad de las elecciones. En resumen, la adición clasificada aparentemente preparada por las personas mencionadas anteriormente, no refleja de ninguna manera el análisis completo y exhaustivo de la CI”, agregó Ratcliffe en el documento.

Los senadores republicanos Grassey y Johnson redactaron una carta el cuatro de agosto que fue enviada a Pelosi, Schumer, Schiff y Warner, resaltando las preocupaciones de que el documento de los demócratas terminará filtrándose en los medios.

De acuerdo con el Washington Examiner, los legisladores republicanos dijeron a Ratcliffe a mediados del mismo mes que el documento de los demócratas “incluía un apéndice clasificado que, aunque clasificado, fue descrito en informes de prensa” y preguntó si la comunidad de inteligencia jugó algún papel en su creación.

Por otra parte, Ratcliffe dijo que “China representa una mayor amenaza a la seguridad nacional para Estados Unidos que cualquier otra nación” en donde se incluye incluso amenazas de influencia e interferencia electoral extranjera.

En ese mismo sentido, el pasado miércoles el fiscal general William Barr, con base en informes recientes de inteligencia, afirmó que China, no Rusia, es la mayor amenaza electoral.

El primero de septiembre el Departamento de Justicia anunció que se esperan implementar reformas en el FBI en respuesta a las acusaciones de varios errores cometidos durante la campaña presidencial de Donald Trump en 2016.

Según Reuters, el fiscal general William Barr emitió dos memorandos que describen algunos cambios que se implementarán en la Oficina Federal de Investigaciones, uno es la creación de una oficina de auditoría interna que sea lo suficientemente rigurosa en el seguimiento de sus actividades.

El otro memo especifica que para que el FBI pueda monitorear las comunicaciones de un candidato electo, campaña política o funcionario público, el director primero debe presentar una solicitud ante el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), que también debe cumplir con ciertos requisitos.

“Las reformas adicionales anunciadas hoy, en las que trabajamos en estrecha colaboración con la Oficina del Fiscal General, se basarán en los esfuerzos del FBI para reforzar su programa de cumplimiento”, dijo el director del FBI, Christopher Wray, en un comunicado.

César Múnera-BLes.com