Fue sentenciado en una corte federal de Florida, Estados Unidos (EEUU), un hombre a más de 13 años de cárcel (160 meses) por vender a través de la “internet oscura” metanfetaminas y cocaína, entre otras drogas, que luego distribuía escondidas en velas de cera.

De acuerdo a la información emitida por la Fiscalía del Distrito Sur de Florida, entre los años 2018 y 2020, José Rodolfo Barraza Flores, de 26 años y residente en Arizona, vendió narcóticos a través de cuentas que tenía en portales que operaban en la llamada “internet profunda” o “invisible”, en transacciones pagadas por medio de la criptomoneda bitcoin.

Una vez la compra se efectuaba, la droga era distribuida vía correo postal por el sentenciado.

“Para evitar ser detectado, Barraza Flores ocultó los narcóticos dentro de velas de cera, que derritió, moldeó y empaquetó dentro de un tráiler en Arizona”, añadió la fiscalía en un comunicado distribuido el pasado martes.

Según el portal web La Prensa, la sentencia impuesta por la magistrada federal Aileen Cannon, con tribunal en West Palm Beach, llega luego de que en octubre del año pasado el acusado se declarara culpable de un cargo de conspiración para distribuir una sustancia controlada y tres cargos de distribución de una sustancia controlada.

Dark web o darknet

Es también conocida como internet oscura, forma parte de la Deep web, que son páginas web y servicios a los que no se puede acceder a través de los motores de búsqueda tradicionales (Google, Bing, DuckDuckGo…). La darknet está formada por un conjunto de sitio ocultos a los que se accede a través de navegadores específicos, como puede ser Tor. De esta forma, los usuarios no solo pueden llegar a las web de la red oscura sino que también pueden mantener una navegación anónima y privada, pues dichos navegadores utilizan diferentes servidores proxy para que su IP sea difícil de rastrear.

Es por esto último por lo que la darknet es cobijo de muchos delincuentes que utilizan la Red para ofrecer servicios criminales y lleva a cabo otras actividades ilegales. Por ejemplo, en septiembre de 2020, la Europol anunció los resultados de la operación DisrupTor, dirigida a compradores y vendedores de productos ilegales en la red oscura, reseña Red Seguridad.

Sin embargo, no todo es negativo en este entorno. El hecho de que los navegadores empleados para acceder a la red oscura permitan una navegación privada hace posible acceder a sitios totalmente legales en países donde existe la censura. O facilita, simplemente, una navegación anónima para que el usuario que lo desee pueda preservar su privacidad.

Andrea Rausseo – Miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.