Durante 20 años John Marino, vecino de 79 años del estado de Connecticut (EE UU), ha vivido engañado por su esposa, Donna Marino, de 63. La mujer, que era la encargada de controlar sus cuentas, consiguió sustraer a su marido 600.000 dólares aproximadamente al hacerle creer que padecía la enfermedad de Alzheimer, en un caso que recogió The Washington Post.

¿La razón? Evitar que accediera a su sucursal bancaria y descubriera que le faltaba dinero, le ha confesado ella misma a la Policía tras ser detenida el pasado 27 de octubre. Así, cuando él quería ir al banco, la arrestada se limitaba a negarle la entrada recordándole que “la última vez que entró montó una escena” a causa de su supuesta dolencia, lo que hacía que el hombre se sintiera avergonzado y decidiera irse a casa.

Marino había ingresado la pensión, cheques de Seguridad Social y compensaciones económicas laborales de su marido en la cuenta de su madre falsificando la firma de su marido en dichos documentos y otros de carácter legal. Incluso, se había hecho con un poder notarial con el que declaraba los impuestos del hombre.

La investigación solo ha podido recoger datos de los últimos cinco años a pesar de que la hija del afectado, Elena, cree que la mujer ha estado robando a su padre desde 1999. Fue ella quien descubrió el fraude en marzo de 2019 al encontrar varios documentos en la casa de su progenitor, entonces lo puso en conocimiento de las autoridades, aunque John decidió no presentar cargos.

Finalmente denunció a su esposa en enero de 2020 tras divorciarse, y los investigadores han podido determinar que la mujer ingresó en la cuenta de su madre para ayudar a su hermano a pagar sus facturas unos 17 cheques por valor de 23.000 dólares entre 2017 y 2019, así como 20.000 dólares procedentes de una retribución laboral.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.