Redacción BLes– A pesar los efectos adversos y las muertes causadas globalmente, la Administración de Drogas y Comidas (FDA por sus siglas en inglés) con el argumento de la pandemia aprobó la venta telefónica de dos píldoras usadas para abortar, mifepristona y misoprostol, y ahora sin supervisión médica las mujeres podrán recibir las píldoras por correo en sus casas.

La noticia fue anunciada por el ente regulador estadounidense en una carta dirigida al Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos que estuvo involucrado en la batalla legal para que las píldoras sean accesibles sin la necesidad de que las mujeres se presenten en una clínica y el médico se las prescriba, un requisito que la administración Trump había logrado restablecer.

La directora suplente de la FDA, Janet Woodcock dijo que una revisión de estudios recientes realizada por la agencia “no parece mostrar un aumento de los problemas de seguridad graves”, cuando las mujeres toman la píldora sin acudir primero a un centro de salud y discutir los riesgos potenciales del medicamento.

Sin embargo, existen diversos reportes sobre los efectos adversos como hemorragia interna, infección y hasta muerte por el uso de las píldoras para abortar.

Recientemente fue noticia el caso María del Valle González López, una argentina de 23 años que murió dos días después de haber tomado la pildora de misoprostol prescrita en un hospital de la ciudad de Mendoza.

En Estados Unidos hay registradas 24 muertes y 4000 eventos de efectos adversos, pero debido al lobby de grupos como Planned Parenthood, se calcula que el número de fatalidades es mucho más grande.

El aborto con las píldoras es un proceso desgarrador

Según un informe de Breitbart, el aborto con las píldoras conlleva dos etapas.

Primero se toma la mifepristona que bloquea la acción de la progesterona, que el cuerpo de la madre produce para alimentar el embarazo. Cuando se bloquea la progesterona, la sangre y la nutrición se cortan para el bebé en desarrollo, que luego muere dentro del útero de la madre.

Después la mujer debe tomar el misoprostol que provoca contracciones y hemorragias para expulsar al bebé del útero de la madre.

El resultado final es un bebé que muere con mucho sufrimiento, y una madre que en el proceso puede sufrir infecciones, y si la hemorragia es demasiada puede también morir.

Además de ser un procedimiento sumamente doloroso y peligroso, ahora la FDA de Biden va a permitir que las mujeres, adolescentes lo realicen en su casa sin la presencia de médicos ni instalaciones de emergencia.

Le recomendamos:

Según LifeNews.com, el Dr. Luis Durand, un médico argentino, dijo: “El bebé siempre tiene una muerte violenta. O bien se inyectan sustancias en el útero que queman al bebé, o se le extrae por desmembramiento, o se le arranca por las contracciones uterinas extremas y muere por asfixia”.

El débil argumento de la FDA es que las mujeres no ‘sean expuestas al COVID-19’ y puedan acceder a estas peligrosas drogas desde su casa.

Los requisitos cambian con los políticos de turno

Como notó el reporte del Daily Caller, la FDA había aprobado en 2000 el uso del fármaco abortivo mifepristona hasta las 10 semanas de gestación. Pero el ente regulador advirtió explícitamente que los compradores no debían adquirir mifepristona por Internet “porque se saltarían importantes salvaguardias destinadas a proteger su salud…”.

Ahora con la dupla proaborto Biden-Harris en la Casa Blanca, la FDA ‘actualizó’ sus requisitos previos para permitir la venta online o telefónica.

Quizás los requisitos cambian con los políticos de turno, pero la verdad es inalterable y las consecuencias de esta decisión podrían ser fatales.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com