Redacción BLesTras el estruendoso desastre en Afganistán el gobierno estadounidense enfrenta otro gran escándalo en el que el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, habría advertido en secreto al régimen comunista chino de las acciones militares de su país. 

Milley habría dicho al general del Ejército Popular de Liberación de China, Li Zuocheng: “Si vamos a atacar, le llamaré con antelación. No va a ser una sorpresa”, de acuerdo con el libro Peligro (Peril, en inglés) de los autores Bob Woodward, y Robert Costa, reportó National Review citando al Washington Post del 14 de septiembre. 

Habrían sido al menos dos llamadas clandestinas, realizadas el 30 de noviembre y el 8 de enero a espaldas del entonces presidente, Donald Trump, que han despertado la indignación de varios sectores. 

Por su parte, National Review publicó: “Cualquier presidente que se tomara en serio su juramento lo despediría inmediatamente”.

Previamente había escrito: “Cualquier Congreso digno de ese nombre en una democracia abriría una investigación sobre el general Milley y presionaría para su destitución”.

Por su parte, el expresidente Trump, sostiene que de ser ciertos los hechos relatados por Woodward y Costa se trataría de una caso de traición, de acuerdo con una conversación telefónica compartida por Disclose.TV.

“Trump dice sobre el informe del general Milley que ‘es una traición, si es verdad’, escribió en su tuit 

Al parecer, el general Milley había recibido información sobre los temores del Partido Comunista de China (PCCh) acerca de posibles ataques que se planeaban contra China en Estados Unidos. 

Con base en esas supuestas sospechas, Milley “Tomó medidas secretas para hablar con los líderes militares [estadounidenses] y les dijo que no aceptaran órdenes de ataque militar o nucleares de Trump, informó la CNN”. 

Además, “llamó al almirante que supervisa el Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos, la unidad militar responsable de Asia y la región del Pacífico, y recomendó posponer los ejercicios militares. . . . El almirante cumplió”, según National Review.

Refutando las sospechas de que eventualmente Trump estuviera pensando en iniciar un conflicto nuclear, su hijo Donald Trump Jr., desvirtuó esa posibilidad recordando la política antibélica observada por el entonces presidente durante todo su mandato.

“La idea de que Trump -que dedicó su presidencia a acabar con la guerra- QUIERE la guerra es ridícula. Si Milley pensó eso, es un idiota”, tuiteó.  

Y agregó: “Si no pensaba eso, pero hizo lo que se dice que hizo de todos modos, estuvo mucho más cerca de un golpe de traición que cualquiera en el Capitolio el 6 de enero”.

Adicionalmente, el general Milley estuvo de acuerdo con las iniciativas de la presidenta de la Cámara de Repreentantes, Nancy Pelosi, en cuanto a que Trump representaba un riesgo.

En este sentido, decidió tomar medidas y dijo a sus principales jefes que lo vigilaran todo “todo el tiempo”, y le restringió el acceso a los códigos nucleares mediante bloqueos de sistema, dicen los autores del libro Peligro. 

Y agregan: “Milley estaba supervisando la movilización del estado de seguridad nacional de Estados Unidos sin el conocimiento del pueblo estadounidense ni del resto del mundo”.

Por otro lado, llama la atención que el general Milley no limitó en absoluto al presidente demócrata Joe Biden en cuanto a sus decisiones en materia de política exterior, de acuerdo con el libro. Los resultados de la apresurada salida de Afganistán a cargo de Biden no le son favorables.  

José Hermosa – BLes.com