Redacción BLes- En una impactante declaración bajo juramento, un exagente del FBI y un expolicía revelaron que el director político de la campaña del candidato demócrata presidencial, Joe Biden, en Texas, Dallas Jones, y sus subalternos falsificaron boletas de votos llenándolas por su cuenta, según National File del 28 de septiembre. 

Los dos exfuncionarios de los organismos de seguridad actuaron como investigadores privados, y aseguraron tener pruebas documentales, en video y con testigos de que en las falsificaciones se usaba la identidad de personas muertas, o sin hogar y de residentes de asilos de ancianos.

Los investigadores implicaron en la red de falsificadores al consultor político de la campaña de Biden Dallas Jones, al Comisionado del Precinto 1 del Condado de Harris, Rodney Ellis, al Senador del Distrito 13 del Estado de Texas, Borris Miles, y al empresario de Houston Gerald Womack.

“Dos testigos me declararon que hay dos personas empleadas en la Oficina del Secretario del Condado de Harris que están al tanto de las boletas ilegales y ayudan a facilitar y enmascarar el procesamiento de las boletas en la corriente legal de boletas”, dijo uno de los indagadores. 

Las declaraciones juradas se presentaron por separado ante la Corte Suprema de Texas, el 28 de septiembre, y forman parte de una denuncia colectiva contra el condado de Harris y el estado de Texas, presentada por varios ciudadanos, entre ellos el médico Steven Hotze.

Otro de los investigadores, que es capitán retirado del Departamento de Policía de Houston, Mark A. Aguirre, describió los hechos en su testimonio involucrando a “la élite del Partido Demócrata del Condado de Houston/Hams”.

“Actualmente estoy involucrado en una investigación relacionada con un amplio y fraudulento plan de recolección de votos en el condado de Harris con el fin de amañar las elecciones en el área de Houston/Condado de Harris. Este plan implica un fraude electoral a escala masiva”, afirmó Aguirre. 

Por su parte, el exagente del FBI, Charles F. Marler, relató las circunstancias bajo las cuales dieron inicio a la investigación que golpea la campaña de Biden. 

“En diciembre de 2019, se me acercaron dos personas que presenciaron la actividad de una operación de recolección de votos ilegales en el condado de Harris. Desde esa fecha, he estado investigando la operación de recolección de votos ilegales”, expresó Marler. 

Al parecer, la falsificación de votos es una práctica fraudulenta frecuente en el condado de Harris, según las declaraciones de un testigo, sostiene Marler.

“Un empleado de la Comisión de Ellis, Tyler James, se ha jactado de que podía garantizar que la operación de recolección de votos ilegales, con la ayuda de las boletas de correo masivo, podría cosechar 700.000 de ellos”, dijo Marler. 

Las irregularidades con los votos por correo son muy numerosas, involucrando a varias regiones del país y son atribuidas a los demócratas como en este caso. 

Recientemente, un informe de Project Veritas,  reveló que la congresista demócrata de izquierda, Ilhan Omar, del estado de Minnesota, también usaba la recolección ilegal de votos.

Además, traen ayudantes de otros lugares a votar a Minnesota, que terminan votando en Minnesota por los demócratas, amparados en el inexistente control de los funcionarios electorales.

José Hermosa-BLes.com