Redacción BLes– Según la CNBC, una petición en Change.org para obtener cheques de estímulo de 2.000 dólares mensuales ha recibido 3 millones de firmas. Stephanie Bonin, propietaria de un restaurante de Denver y organizadora de la petición, busca cheques de estímulo para adultos de 2.000 dólares al mes y cheques de estímulo para niños de 1.000 dólares al mes. Además, su petición solicita que se entreguen cheques de estímulo mensuales hasta que termine el brote de Covid-19.

Hasta ahora, la respuesta federal a la pandemia ha pagado 3.200 dólares a los adultos que cumplen los requisitos: 1.200 dólares en el marco de la Ley de Ayuda y Seguridad Económica contra el Coronavirus en marzo de 2020, 600 dólares en una medida de ayuda en diciembre; y 1.400 dólares en el marco del Plan de Rescate de Estados Unidos, firmado en marzo por el Presidente Joe Biden.

Los tres primeros cheques de estímulo estaban restringidos en función de los ingresos y otros criterios, por lo que no estaban disponibles para todos los habitantes de Estados Unidos. Es poco probable que el Congreso apruebe un cuarto cheque de estímulo, y mucho menos un cheque de estímulo regular de 2.000 dólares al mes. Biden se opuso a los cheques de estímulo de 2.000 dólares al mes durante su campaña presidencial, y es poco probable que respalde la repetición de los cheques de estímulo ahora. Sin embargo, la vicepresidenta Kamala Harris ha defendido anteriormente los cheques de estímulo de 2.000 dólares mensuales durante la pandemia.

A pesar de esta ayuda financiera, millones de estadounidenses siguen teniendo problemas económicos, y la propagación de la variante Ómicron está causando vientos en contra económicos adicionales. Según las nuevas estadísticas de una encuesta del Censo realizada durante las dos primeras semanas de diciembre, más de una cuarta parte de los estadounidenses tuvieron dificultades para pagar las facturas de sus hogares en la semana anterior.

La tasa de desempleo es del 4,2%, que sigue siendo superior al récord anterior a la pandemia, del 3,5%. Aunque las empresas están contratando, todavía hay 2,3 millones de personas menos en las nóminas que antes de la pandemia. Además, los economistas están preocupados por el desarrollo de la versión Ómicron, que ha provocado el cierre de los campus universitarios y la cancelación de eventos de alto nivel, como los musicales de Broadway.

Según David Kelly, estratega global jefe de JPMorgan Funds, el aumento de casos de COVID-19 está “afectando a la demanda en los sectores del ocio, el entretenimiento, los viajes y la restauración, como indican los datos de alta frecuencia”. Pero, añadió, “también provocará un absentismo laboral generalizado a principios de 2022, lo que supondrá un importante lastre para la economía en el primer trimestre, tras un cuarto trimestre muy fuerte.”

Según datos del Departamento del Tesoro, la deuda nacional ha alcanzado un nuevo máximo de 29,7 billones de dólares. Además, los analistas presupuestarios estiman que, desde el inicio de la epidemia de coronavirus, el endeudamiento ha aumentado en casi 5 billones de dólares hasta octubre de 2021.

Al mismo tiempo, la ayuda financiera para más de 30 millones de familias estadounidenses llegó a su fin el mes pasado, con el último pago del Crédito Fiscal por Hijos llegando a las cuentas bancarias el 15 de diciembre. Además, la Ley Build Back Better, que contemplaba una prórroga de un año del programa, no fue aprobada en 2022 por la oposición del senador Joe Manchin, demócrata de Virginia Occidental, junto con todo el bloque republicano.

En resumen, la financiación del estímulo ya no está disponible para muchas personas, un tema que preocupa a muchos estadounidenses que siguen luchando contra el desempleo y un mercado laboral desolador.

Just the News preguntó en septiembre a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, si se estaba considerando la posibilidad de realizar otro pago de estímulo.

Pelosi dijo que los pagos automáticos del crédito fiscal anticipado por hijos eran un estímulo para la economía.

Al parecer, los líderes del Congreso están considerando otras medidas de estímulo económico, aunque todavía no se ha presentado ninguna propuesta concreta.

Just the News se puso en contacto con los Comités de Asignaciones de la Cámara de Representantes y del Senado para obtener más información sobre las iniciativas adicionales de estímulo que se están considerando.

“El presidente Leahy y el personal del Comité siguen evaluando el uso de los créditos COVID anteriores, la disponibilidad de saldos y, potencialmente, la necesidad de recursos adicionales para vacunas, terapias, pruebas y otras necesidades”, según un portavoz del Comité de Asignaciones del Senado.

Antes de la publicación, el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes no hizo comentarios.

Charlotte Thorne – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.