Redacción BLes – La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, citó “deshonestidad” y “fallas éticas intolerables” en su decisión de despedir al superintendente de Policía, Eddie Johnson, semanas antes de su retiro programado.

Johnson anunció en octubre que se retiraría a finales de 2019 tras protagonizar un escandaloso incidente. Lo encontraron dormido al volante de su vehículo en una señal de ‘stop’, después de haber tomado “un par de copas con la cena”, según reveló la alcaldesa Lightfoot, informó Chicago Sun Times.

El lunes (02/12/2019) la gobernadora, tras recibir las conclusiones de la investigación de asuntos internos, comunicó el cese “inmediato” de Eddie Johnson porque “participó en una serie de fallas éticas que son intolerables”.

“El Sr. Johnson fue intencionalmente deshonesto conmigo y me comunicó una narración repleta de declaraciones falsas sobre aspectos materiales del incidente que ocurrió en las primeras horas de la mañana del 17 de octubre. Si hubiera sabido todos los hechos en ese momento, lo habría relevado de sus deberes como superintendente en ese momento”, afirmó con rotundidad Lightfoot.

“Quizás lo peor de todo, el Sr. Johnson ha engañado a la gente de Chicago”, enfatizó la alcaldesa indicando que ahora necesitaban un nuevo inspector general “cuyas acciones reflejen la integridad y la legitimidad de lo que significa ser un oficial de policía de Chicago”.

A continuación, nombró a Charlie Beck, quien ya había sido designado como superintendente interino, como reemplazo de Jonnson. “Los 13 400 miembros jurados y civiles del Departamento de Policía de Chicago que trabajan duro todos los días, merecen un líder en el que puedan creer”, añadió Lightfoot esperando que, de este modo, se active una reforma “urgente” del cuerpo.

Boicot al presidente de los EE. UU.

También en octubre –esta vez a finales– cuando todavía era superintendente de policía, Johnson, anunció que boicotearía con su ausencia el discurso del presidente de los EE. UU., Donald Trump, en la conferencia de la Asociación Internacional de Jefes de Policía celebraba en Chicago, describió ABC 7 Chicago.

“Aquí hay un hombre que no pudo molestarse en presentarse a una reunión de jefes de policía, las personas más respetadas del país, en su ciudad natal y con el presidente de los Estados Unidos. ¿Y sabes por qué?”, preguntó durante el evento el presidente Trump. “Es porque no está haciendo su trabajo”, sentenció el mandatario, de acuerdo al Washington Examiner.

“Desde que Eddie Johnson es el jefe de policía, más de 1500 personas han sido asesinadas en Chicago y 13 067 personas han recibido balazos”, argumentó el presidente Trump destacando que “es embarazoso para nosotros como nación. En todo el mundo, están hablando de Chicago. Afganistán es un lugar seguro en comparación”, añadió.

En ese contexto, ironizó sobre las regulaciones de control de armas de Chicago, calificándolas como unas de las más restrictivas del país. “Eso no parece funcionar demasiado bien, ¿verdad?”, volvió a preguntar el dirigente a los asistentes a la conferencia.

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Clinton-China La verdadera colusión (Parte 2)

Ad will display in 09 seconds
Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.