Redacción BLesDos jóvenes extranjeros miembros de la pandilla MS-13, también conocida como Mara Salvatrucha, han sido sentenciados a 40 años de prisión tras ser acusados de asesinar a una niña de 15 años en el condado de Harris, Texas, en un ritual satánico.

Los miembros de la pandilla MS-13 Diego Hernández Rivera, un extranjero ilegal de 22 años de El Salvador, y Miguel Alvarez Flores, también extranjero en condición de ilegalidad de 26 años de El Salvador. Ambos se declararon culpables de asesinar a Genesis Cornejo de tan solo 15 años en 2017 durante un ritual satánico donde dijeron que le ofrecieron su alma a San la Muerte, un santo profano que rinde culto a la Muerte, según reportó Breitbart.

“Este es un caso trágico de una niña fugitiva que cae en las garras de una pandilla peligrosa y violenta”, dijo en un comunicado el fiscal del distrito del condado de Harris, Kim Ogg. “No nos detendremos en nuestra persecución de criminales violentos que se unen para aterrorizar a las comunidades y asesinar a inocentes”.

Tanto el imputado principal Diego Hernández-Rivera como su cómplice Miguel Álvarez-Flores, el lunes admitieron su culpabilidad en el caso y negociaron 40 años de prisión efectiva por el crimen cometido. 

Los fiscales del caso, lograron demostrar que el asesinato fue en el contexto de un ritual satánico llevado a cabo por miembros de la peligrosa pandilla MS-13. La joven Génesis Cornejo habría mantenido una relación con un miembro de la pandilla quien la habría entregado como sacrificio satánico, “probablemente por no haber respetado su santuario a la muerte”, informaron los fiscales en un comunicado oficial.

La MS-13 es una organización criminal internacional, de origen centroamericano, pero que durante los últimos años logró expandirse por el mundo, con grandes células en Europa y Estados Unidos principalmente. 

Le recomendamos: Dos PATRIOTAS UNIDOS bajo un OBJETIVO en COMÚN [PARTE 2]

Ad will display in 09 seconds

Con las nuevas políticas migratorias de la administración Biden, el tráfico de personas y drogas ha aumentado considerablemente en las zonas fronterizas, y la MS-13 es una de las organizaciones delictivas que más ha crecido en la región aprovechándose de estos negocios espurios.

Una de las cuestiones que preocupa a aquellos comprometidos con la situación migratoria, es que los niños y adolescentes que ingresan ilegalmente al país, sobre todo aquellos que ingresan sin compañía de su familia, una gran cantidad pertenece a las peligrosas pandillas que abundan en centroamérica como la reconocida MS-13. 

“También estamos viendo un aumento masivo de menores no acompañados, muchos de los cuales ahora están en la categoría de edad de 15 a 17 años, lo que nos dice que estamos comenzando a ver el reingreso de la MS-13 y otros pandilleros en el país. Eso es lo que está sucediendo, en tiempo real, en la frontera”, aseguró el representante Biggs en una entrevista con News Max.

Durante el gobierno de la administración Trump, existió una política concreta de erradicar las pandillas dentro de los Estados Unidos y potenciar los esfuerzos para impedir su ingreso. 

De hecho, el expresidente Trump firmó una orden ejecutiva en 2017 para dirigir al gobierno federal a luchar contra organizaciones criminales transnacionales, incluyendo la MS-13. El fiscal general Barr dijo en un comunicado en ese entonces: “En 2017, el presidente ordenó al Departamento de Justicia que fuera a la guerra contra la MS-13, y eso es lo que hicimos”.

Lamentablemente con las nuevas políticas migratorias y el posible ingreso masivo de los pandilleros, los Estados Unidos está expuesto a que los crímenes como los de la joven Génesis Cornejo se repitan con frecuencia. 

Andrés Vacca – BLes.com