Redacción BLes- El presidente de los Estados Unidos estuvo este viernes pasado en campaña política en la ciudad de Macon, Georgia, un estado con una gran población afroamericana y volvió a reafirmar a sus seguidores que él es el presidente que más ha hecho por la comunidad negra, reportó Breitbart.

“Logré la reforma de la justicia penal, la reforma de la prisión, las zonas de oportunidades con Tim Scott de Carolina del Sur – un gran, gran hombre, gran persona”, dijo Trump.

Las reformas de la justicia penal junto con la reforma de la prisión que mencionó el presidente se refieren a la Ley del Primer Paso de 2018 que agrupan una serie de regulaciones que por ejemplo, reducen las sentencias de ofensas menores, liberan a los prisioneros que han mantenido una buena conducta durante un cierto periodo de tiempo, además el gobierno federal destina un presupuesto para que los prisioneros liberados puedan conseguir empleos y reinsertarse en la sociedad.

Trump festejó los alcances de las reformas diciendo: “Nuestra rugiente economía ha dado, por primera vez, a muchos expresos la posibilidad de conseguir un gran trabajo y un nuevo comienzo. Esta segunda oportunidad en la vida es posible porque aprobamos una reforma de la justicia penal histórica en la ley”.

Según The Root, un medio de comunicación de la comunidad negra, el 91% de los beneficiados por las reformas judiciales y de la prisión son afroamericanos. 

En cuanto a las zonas de oportunidades que fue creada con la Ley de trabajos y reducción de impuestos de 2017, se refiere a “una comunidad con dificultades económicas en la que las inversiones privadas, bajo ciertas condiciones, pueden tener derecho a incentivos fiscales por ganancias de capital”, según la descripción de la Administración de Desarrollo Económico de EE. UU.

La iniciativa busca que las empresas inviertan en estas zonas de bajos ingresos para generar puestos de trabajo, y estas pueden diferir el pago de impuestos sobre cualquier ganancia anterior invertida en un Fondo de Oportunidades Cualificadas hasta la fecha en que se venda o intercambie la inversión, lo que ocurra primero, hasta el final de 2026.

Trump también se encargó de la educación de la comunidad negra, uno de los puntos de mayor importancia debido justamente a la pobre calidad educativa de las comunidades afroamericanas de los Estados Unidos.

Para ello, el presidente destinó un presupuesto de 255 millones de dólares anuales para financiar programas en las Universidades y Colegios Históricamente Negros (HBCU). Trump también firmó la Ley Agrícola que incluye más de 100 millones de dólares para becas, investigación y centros de excelencia en las instituciones de concesión de tierras de los HBCU.

Además, el presidente ha sido un ferviente defensor de lo que se conoce como “elección de escuela” (School choice) y “escuelas parcialmente subvencionadas” (charter school) ambos conceptos gozan del apoyo de la comunidad negra en el país.

La ‘elección de escuela’ permite que los fondos de educación pública sigan a los estudiantes a las escuelas o servicios que mejor se adapten a sus necesidades, ya sea a una escuela pública, privada, charter school, home schooling (educación en la casa) o cualquier otro entorno de aprendizaje que los padres elijan para sus hijos.

Esta opción utiliza los fondos federales destinados a las escuelas públicas a otras instituciones, algo a lo que Biden y los demócratas se han opuesto durante décadas y con sus políticas obligan a los estudiantes a asistir a las escuelas dentro de sus distritos.

De hecho, un punto crítico en la educación de la comunidad negra es justamente que estando en vecindarios de bajos ingresos, las escuelas y la educación que reciben es de mala calidad, las aulas están superpobladas, hay problemas edilicios, etc. Con la opción de elegir la institución donde estudiar, se le da a los afroamericanos la posibilidad de una mejor educación.

En cuanto a charter school o las escuelas parcialmente subvencionadas, que también implica desviar los fondos federales a instituciones privadas, les permite a los estudiantes asistir a mejores escuelas que no necesariamente estén dentro de sus distritos.

“Cuando desviamos fondos públicos a las escuelas privadas, socavamos todo el sistema de educación pública”, escribió Biden en enero. “Tenemos que priorizar la inversión en nuestras escuelas públicas, para que cada niño en América tenga una oportunidad justa. Por eso me opongo a los vouchers”.

Sin embargo, las encuestas muestran que hasta un 70% de los afroamericanos apoyan la idea de la elección de escuela y las charters schools. Esta es otra gran diferencia entre los líderes demócratas y el presidente Trump, donde unos eligen ellos mismos qué es mejor para la gente, y el otro simplemente busca cumplir con lo que la gente misma quiere.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com