Algunos padres se quejaron de tener ejemplares de la Biblia en las bibliotecas debido a su contenido inapropiado, en el cual se incluyen, según mencionan, violaciones, misoginia, homofobia, esclavitud, asesinato, pedofilia, sacrificio humano, sexo entre personas y animales, etc.

Un distrito escolar de Texas retiró la Biblia, una versión ilustrada de “El diario de Ana Frank” y otros 40 libros de sus bibliotecas después de que los tomos provocaran quejas de padres y miembros de la comunidad.

El Distrito Escolar Independiente de Keller envió un correo electrónico a los directores el martes, ordenando la eliminación temporal de todos los libros que fueron cuestionados el año pasado, para que los bibliotecarios y el personal del campus puedan revisar los títulos y asegurarse de que estén en línea con una nueva política del distrito, informó el Texas Tribune.

“Para el final de hoy, necesito que se retiren todos los libros de la biblioteca y las aulas”, decía el correo electrónico de la directora de currículo del distrito, Jennifer Price

“Se enviará más información sobre la acción para estos libros… Una vez que esto se haya completado, envíeme una confirmación por correo electrónico. Necesitamos asegurarnos de que esta acción se tome para el final de hoy”.

Quejas sobre la biblia

La inclusión de la Biblia en las bibliotecas del distrito escolar del área de Dallas fue cuestionada por primera vez en noviembre de 2021, por un padre que se quejó de que contenía “contenido inapropiado que incluye: contenido sexual, violencia que incluye violación, asesinato, sacrificio humano, misoginia, homofobia, discriminación, y otro contenido inapropiado”, dijo un portavoz del distrito a The Post

Esa persona retiró la denuncia un mes después.

Dos desafíos más al libro sagrado cristiano fueron hechos más o menos al mismo tiempo en febrero por diferentes personas, una de las cuales afirmó que “es un mapa de la esclavitud, el incesto, el sexo entre burros y mujeres, la misoginia, el asesinato, la pedofilia, lo que sea está ahí.”

El otro padre se quejó de que “la religión no pertenece a las escuelas públicas. Este libro también describe múltiples actos de sexualidad y violencia”, según el vocero.

Libros retirados de la biblioteca

El sitio web de Keller ISD, que rastrea los libros de los que se han quejado las familias o los miembros de la comunidad, afirma que se tomó la decisión de mantener la Biblia en su lugar.

Pero a la luz de una nueva regla, el distrito decidió retirarla, y todos los otros 40 libros aparentemente controvertidos, incluidos “El diario de Ana Frank (La adaptación gráfica)” y “El ojo más azul” de Toni Morrison, para ser revisados nuevamente por el personal del campus y bibliotecarios, dijo Keller ISD en un comunicado.

“Los libros que cumplan con las nuevas pautas serán devueltos a las bibliotecas tan pronto como se confirme que cumplen con la nueva política”, escribió el superintendente asociado, John Allison, en un correo electrónico de seguimiento a los directores y bibliotecarios el martes, informó el Dallas Morning News.

“Esperamos poder acelerar el proceso y volver a poner en circulación los libros elegibles lo antes posible”.

Nuevas pautas para revisar libros

El año pasado, un comité del distrito escolar recomendó que no se retiraran muchos de los libros cuestionados, según la estación Fox local.

Sin embargo, la junta, que incluye tres nuevos miembros elegidos en la primavera, adoptó por unanimidad nuevas pautas la semana pasada para adquirir y revisar libros, según los informes.

La política, basada en un modelo emitido por la Agencia de Educación de Texas en abril, incluye que los miembros de la junta escolar o alguien designado por ellos decida si tirar o quedarse con un libro, informó el Tribune.

La TEA abrió una investigación en Keller ISD el año pasado por preocupaciones de que algunos libros de la biblioteca escolar tenían contenido sexual, y el distrito se vio inundado de quejas sobre material potencialmente inapropiado en los estantes.

Desde entonces, los padres y el personal que forman los Comités de Book Challenge se han reunido a puertas cerradas para revisar los títulos que podrían considerarse controvertidos y determinar si tienen un lugar en las escuelas.

El debate ha sido tan acalorado que los miembros firmaron acuerdos de confidencialidad que les prohíben revelar discusiones sobre libros posiblemente controvertidos, según el Dallas Morning News.

El distrito no ha proporcionado un cronograma para ese proceso de revisión o cuándo los libros podrían regresar a las bibliotecas.

Fuente: elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.