Redacción BLes – Altos funcionarios de seguridad nacional y del servicio de inmigración visitaron la capital de Carolina del Norte, Estados Unidos, para coordinar esfuerzos con funcionarios locales en pos de la aplicación de la ley federal de inmigración.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en ingles), Chad Wolf, y el director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), Matthew Albence, viajaron a Raleigh este lunes para exponer, a su vez, a las autoridades de las fuerzas de seguridad locales que se han negado a cooperar con las agencias federales de inmigración.

El problema de fondo radica en las llamadas ‘políticas santuario‘. Según un reporte de Fox News, bajo el argumento de cuidar la identidad de los extranjeros que residen ilegalmente en EE. UU., las autoridades locales que aplican esas normativas impiden que los agentes federales de inmigración apresen y deporten a criminales indocumentados.

Desde los primeros días de la presidencia de Trump, su administración ha luchado contra el concepto de ‘ciudad santuario’ al verlas como refugios de criminales y bandas de crimen organizado como la sangrienta pandilla MS-13.

“Las políticas de las ciudades santuario no protegen a las comunidades, sino que las ponen en peligro. Son una afrenta al estado de derecho, a nuestra Constitución, y van en contra de todos nuestros instintos como profesionales de la aplicación de la ley”, dijo Wolf tras finalizar el evento en Raleigh.

Carolina del Norte es gobernada por Roy Cooper, un político del Partido Demócrata, defensor de las ‘políticas santuario’.

De hecho, la legislatura estatal, que tiene mayoría del Partido Republicano, aprobó este año un proyecto de ley que obligaba a las autoridades locales a cooperar con el ICE. Sin embargo, el gobernador demócrata Cooper la vetó en agosto, alegando que la legislación era “simplemente para anotar puntos políticos partidistas y usar el miedo para dividir a Carolina del Norte”.

De acuerdo a Daily Caller, ICE reveló en septiembre que, durante el año fiscal 2019, las autoridades locales de Carolina del Norte ignoraron un total de 489 solicitudes de órdenes de retención. Algunos de los extranjeros ilegales que finalmente fueron liberados estaban acusados de homicidio, secuestro y delitos sexuales.

Las órdenes de retención son solicitudes hechas por agentes del ICE a las autoridades locales que tienen a un extranjero ilegal bajo su custodia. Cuando un extranjero indocumentado es arrestado por un delito no relacionado, la agencia presenta una solicitud al centro de detención que tiene al sospechoso, pidiéndole que retenga al individuo por no más de 48 horas para permitir que un agente del ICE llegue a la instalación y lo detenga.

Sin embargo, explica Daily Caller, varios sheriffs demócratas recién nombrados en Carolina del Norte han anunciado su intención de no cumplir con las solicitudes de órdenes de retención del ICE.

El medio de noticias detalló dos casos que ocurrieron recientemente en el estado gobernado por los demócratas que ejemplifican esta problemática.

A fines de octubre, el sheriff del condado de Buncombe, Quentin Miller, hizo caso omiso de una solicitud de orden de detención del ICE para un extranjero ilegal condenado por abusar sexualmente de un niño de 11 años de edad. Aún más, Miller no notificó a la agencia federal sobre la liberación del criminal.

En esa misma línea, semanas atrás, el ICE anunció que el sheriff del condado de Mecklenburg, Garry McFadden, ignoró una orden de retención y permitió que un extranjero ilegal fuera liberado en la comunidad, a pesar de que sobre el detenido pesaba un cargo de muerte por delito grave relacionado con un accidente de tránsito.

En efecto, la visita de los altos funcionarios federales Wolf y Albence del pasado lunes se enmarca en un nuevo esfuerzo de la Administración Trump para que el ICE y los sheriffs demócratas en el estado puedan dejar de lado la aplicación de las denominadas ‘políticas santuario’ para colaborar en el mejoramiento de la seguridad en Carolina del Norte.

A la reunión del lunes no sólo se unieron legisladores estatales, sino también miembros del Congreso, sheriffs pro-ICE y otros políticos estatales.

El Teniente Gobernador Dan Forest, quien se está postulando para reemplazar a Cooper de su cargo, dio la bienvenida a la cooperación con las autoridades federales de inmigración.

“Garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos es de sentido común. Estamos hablando de estos crímenes atroces, no de simples violaciones de tránsito”, apuntó en su cuenta de Twitter.

En el encuentro, además, participaron las ‘Familias Angel’, un grupo de personas cuyos familiares resultaron víctimas fatales a manos de extranjeros ilegales.

“Me gustaría agradecer a las Familias Angel por compartir sus historias hoy. Las políticas de las ciudades santuario tienen consecuencias reales que no pueden ser ignoradas”, expresó Wolf al respecto en su cuenta de Twitter al compartir imágenes del encuentro.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.