Redacción BLesEl exsecretario de Estado, Mike Pompeo, criticó los comentarios de la embajadora de EE. UU. ante la ONU Linda Thomas-Greenfield en los que aseguró que “la esclavitud entrelazó la supremacía blanca en nuestros documentos fundacionales”, argumentando que los comentarios son “repudiables” y deberían descalificarla para representar los intereses estadounidenses en todo el mundo.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, criticó la semana pasada públicamente la Constitución de los Estados Unidos por tener una supuesta base de “supremacía blanca”. 

Los dichos de la embajadora despertaron el enojo de Pompeo quien no tardó en criticarlos y advertir que un representante de los Estados Unidos en el mundo nunca debería expresar sentimientos “antiamericanos”.

Siendo entrevistado por el programa de radio “The Cats Roundtable”, en WABC 770 AM-NY, Pompeo aseguró que “Estados Unidos es un lugar noble. Escuché a nuestra embajadora ante las Naciones Unidas esta semana hablar de nuestra fundación como fundamentalmente corrupta y defectuosa, poco noble y mala. No puedo estar en mayor desacuerdo”.

“Francamente, creo que es descalificante tener una embajadora de la ONU que expresa un relativismo moral y no comprende la naturaleza excepcional del país en el que todos vivimos”, dijo Pompeo al presentador John Catsimatidis.

Le recomendamos:

La semana pasada la embajadora Thomas-Greenfield, sugirió al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que la esclavitud en la historia estadounidense dio lugar a la supremacía blanca en las estructuras de los documentos fundacionales, al mismo tiempo que la administración Biden presiona al organismo para que readmita a Estados Unidos.

“He visto por mí mismo cómo el pecado original de la esclavitud entrelazó la supremacía blanca en nuestros documentos y principios fundacionales. Pero también compartí estas historias para ofrecer una idea, una simple verdad que he aprendido a lo largo de los años: el racismo no es un problema de la persona que lo experimenta”, aseguró en sus comentarios dirigidos al Consejo de Derechos Humanos.

En respuesta a los comentarios, Pompeo fue tajante al afirmar que si Greenfield realmente cree lo que afirmó, debería renunciar a su cargo y dar lugar a que lo ocupe alguien que crea en la grandeza de los Estados Unidos. 

Pompeo además destacó la historia de los Estados Unidos que, gracias a sus padres fundadores y las cartas fundacionales, se ha desarrollado como una gran nación que hoy es elegida por millones de personas en el mundo quienes buscan dejar sus lugares para buscar un futuro mejor. 

“Ves gente que quiere inmigrar aquí”, dijo Pompeo. “Ves gente atraída por esta ciudad brillante en la colina. Que nuestra embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas denigre los principios fundacionales de los Estados Unidos y América de la forma en que lo hizo esta semana es verdaderamente reprochable y, en mi opinión, ella realmente debe renunciar y permitir que alguien que crea en la grandeza de Estados Unidos ocupe su lugar”.

La narrativa que intenta comunicar la embajadora es justamente la que pretenden imponer los enemigos izquierdistas de Estados Unidos, que han penetrado en la propia sociedad estadounidense por medio de organizaciones tales como Antifa y Black Lives Matter (BLM), solo por poner un ejemplo.  

Cualquier acción que busque empañar la imagen de Estados Unidos debe ser rechazada, particularmente porque nuestros enemigos están intentando impulsar esa narrativa, continuó Pompeo.

“La mayor amenaza a lo largo del tiempo para los Estados Unidos de América sigue siendo el control de los marxistas autoritarios en China, el Partido Comunista Chino”, dijo el exsecretario de Estado. “Nos impacta de muchas maneras. Están involucrados en una campaña de información contra nosotros aquí en casa. Están tratando de socavar nuestra democracia”.

Alimentar una narrativa antiamericana es el papel que está jugando el dictador a cargo del régimen comunista chino, Xi Jinping, enfatizó Pompeo.

 Andrés Vacca– BLes.com