Redacción BLesDos senadores del estado de Dakota del Norte han solicitado a los funcionarios del Departamento de Salud, dejen de hostigar con llamados a los residentes que no deseen vacunarse para ofrecer información sobre la vacuna COVID-19 y presionarlos a que lo hagan.

Las senadoras Jessica Bell, republicana por Beulah y Nicole Poolman, republicana por Bismarck, enviaron el martes una carta al oficial de salud estatal Dr. Nizar Wehbi sobre las polémicas llamadas que están recibiendo los ciudadanos y criticando el papel del gobierno en las “decisiones de salud personal”, reportó el medio local The Bismarck Tribune.

Ambas legisladoras argumentaron haber estado reunidas con un grupo de gente que recibió las reiteradas llamadas, quienes manifestaron su preocupación por comprender cómo sabían que ellos no estaban vacunados.

“Para que el Departamento de Salud gestione estas llamadas, se debe acceder a los registros médicos sin el consentimiento inmediato de los ciudadanos de Dakota del Norte”, escribieron en su carta.

La preocupación de las legisladoras va más allá de la discusión sobre las vacunas y la decisión personal de cada uno sobre sí aplicarse la inyección o no. Bell y Poolman están preocupadas por la injerencia del sistema de salud en un tema tan personal y sobre todo por su insistencia y el manejo ilegal de datos personales.

Bell y Poolman le preguntaron a Wehbi qué protecciones de confidencialidad tenían los residentes, quién hacía las llamadas y qué capacitación tenían, informó el Tribune.

“No se trata de vacunas”, dijo Bell. “Se trata del papel adecuado del gobierno”.

Wehbi respondió a la carta de las legisladoras de forma ambigua y argumentando que el COVID-19 todavía está “circulando en nuestras comunidades”, las personas que no están vacunadas tienen el mayor riesgo de contraer la enfermedad y que los recordatorios de vacunas no son inusuales.

Le recomendamos: Fuerte mensaje de Jon Voight a los izquierdistas “no pensantes” por el antisemitismo en EE. UU.

Ad will display in 09 seconds

“El alcance de recordatorios es una herramienta eficaz y bien establecida que se ha utilizado para aumentar las tasas de cobertura de inmunización durante años”, escribió Wehbi.

Según los argumentos del funcionario de salud estatal, las personas encargadas de realizar las llamadas, es gente capacitada  y con experiencia médica o de salud pública, entendiendo que esto ya las habilita a poder persuadir a una persona a que sea vacunada.

Dakota del Norte es uno de los estados con las tasas más altas de vacilación contra la vacuna contra el virus del Partido Comunista Chino (PCCh). Ha llegado a vacunar completamente a un 49% de la población adulta y a pesar de poseer un gran stock de vacunas no pudo aumentar ese número. 

La situación de Dakota del Norte preocupa a los defensores de los planes masivos de vacunación, quienes aseguran que la inmunidad colectiva no puede ser lograda con menos de un 70% de la población vacunada.

Teniendo en cuenta ese parámetro es que los expertos aseguran que la inmunidad colectiva, por vacunación, es realmente poco probable. Las tasas de vacunación se han estancado en todo el país, a pesar del gran esfuerzo realizado por determinados sectores, aliados con el gobierno federal por persuadir a la población a colocarse la inyección, incluyendo ahora también a los grupos de adolescentes sanos y que realmente no presentan un riesgo al contraer el virus.

Andrés Vacca – BLes.com