Redacción BLesExiste un lado de la industria pornográfica de la que se habla poco, pero es una que horroriza. El mayor sitio web de pornografía, que recibe más de 3.500 millones de visitas mensuales, está infectado de videos de violaciones y abusos sexuales infantiles.

En un artículo que publicó el New York Times a fines de 2020, el columnista Nicolás Kistof relata cómo la plataforma Pornhub está lejos de ser un negocio lícito, ya que parte de sus millonarios ingresos vienen por la monetización de contenido donde se cometen graves delitos sexuales ante su silencio cómplice.  

Entre el mar de videos que contiene la página web, considerada como la décima más visitada del mundo, Pornhub monetiza violaciones, abuso infantil, cámaras ocultas, trata de blancas, misoginia y asesinatos.

Kistof menciona también que la plataforma permite que los usuarios suban sus videos, y muchas veces son los propios perpetradores de delitos sexuales que los publican. 

Además, Pornhub permite que estos videos se descarguen directamente desde su sitio web, por lo que aunque un contenido sea denunciado y eliminado de la página, no solo queda en poder de cualquiera que lo haya descargado, sino que puede volver a ser subido.

El artículo del Times revela dos casos de niñas estadounidenses cuyas agresiones sexuales fueron publicadas en Pornhub, y en ninguno de los casos fue reportado por el sitio web.

Una de las niñas, de 15 años, que había desaparecido en Florida, fue hallada por su madre en 58 videos sexuales subidos a la plataforma pornográfica. 

Mientras que el caso de una niña de 14 años de California, que aparecía en varios videos, fue reportado a las autoridades por un compañero de la escuela que los halló en la plataforma por casualidad. Esto muestra incluso que cualquier niño tiene acceso a Pornhub sin ningún tipo de barreras, lo que plantea aún otra preocupación.

Por supuesto, existen casos aún peores, y todos ellos bajo el silencio voluntario de Pornhub, que en parte engrosa sus haberes con el sufrimiento de muchos inocentes, a pesar de haber manifestado, ser una compañía solidaria, que incluso dona dinero a causas sociales. 

Si bien existe mucha preocupación sobre Pornhub dentro de varios ámbitos, no se ha logrado que la compañía, se comprometa a acabar con el contenido aberrante en su sitio, que trae continuamente a pedófilos y depravados, y alimenta la trata. 

Una petición para cerra el sitio, con más de 2 millones de firmas, fue una de las medidas que se implementaron. Otra vino de la mano de PayPal, que cortó sus servicios a la compañía.

Entre tanto, una organización global denominada Traffickinghub, fundada y dirigida por la activista Laila Mickelwait, documenta los abusos y ha venido solicitando que se cierre el sitio. 

Pornhub es propiedad de Mindgeek, un conglomerado privado de pornografía con más de 100 sitios web, productoras, que no solo fomentan el tráfico y la explotación sexual, sino que además se benefician económicamente de ello. 

“Los moderadores de Mindgeek están encargados de filtrar videos de niños, pero su modelo de negocio se beneficia de los videos de sexo protagonizados por jóvenes”, dijo Kistof en su artículo, pero según dijo, un ex empleado de Mindgeek le aseguró que “el objetivo de un moderador de contenido es dejar pasar la mayor cantidad de contenido posible”, para maximizar los ingresos.

Vanesa Catanzaro –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.