Redacción BLesEl presidente Joe Biden y la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, reaccionaron al fallo de la Core Suprema que con la mínima diferencia en los votos (5-4), lograron mantener con vida la ley ‘del latido del corazón’ de Texas que prohíbe los abortos a partir de las 6 semanas. Ambos líderes prometieron tomar medidas para asegurarse de que las mujeres tengan acceso al aborto.

Este miércoles 1 de septiembre por la noche, la Corte Suprema falló a favor del estado de Texas que fue demandado por clínicas abortistas por su ley ‘del latido del corazón’ que básicamente prohíbe los abortos a partir de la semana seis, cuando se pueden escuchar los latidos del corazón.

Según The Hill, Nancy Pelosi dijo el jueves que la Cámara de Representantes votará una ley para garantizar el acceso al aborto a su regreso a Washington que será el próximo 20 de septiembre.

La presidente de la cámara aseguró que votarán un proyecto de ley de la representante Judy Chu (demócrata de California) para proteger legalmente a una persona que quiera realizarse un aborto y para que las clínicas abortistas provean de los servicios de aborto.

“A nuestro regreso, la Cámara de Representantes presentará la Ley de Protección de la Salud de la Mujer, de la representante Judy Chu, para consagrar en la ley la atención a la salud reproductiva de todas las mujeres de Estados Unidos”, declaró la líder de los demócratas.

Pelosi dijo que la ley provida de Texas es ‘un ataque flagrantemente inconstitucional a los derechos y la salud de las mujeres’ y señaló que existe la necesidad de ‘codificar el caso Roe v. Wade’ una idea que los demócratas han mencionado en el pasado para expandir el aborto.

Roe v. Wade es un fallo histórico de la Corte Suprema de 1973 con el que el aborto se legalizó en Estados Unidos. La Corte Suprema entendió en su momento que el derecho de la mujer a abortar estaba implícito en el derecho a la intimidad protegido por la 14ª Enmienda de la Constitución.

El presidente Joe Biden también reaccionó al fallo de la Corte y dijo este jueves:

“He ordenado al Consejo y a la Oficina del Asesor Jurídico de la Casa Blanca que pongan en marcha un esfuerzo de todo el gobierno para responder a esta decisión”, además de revisar ‘qué herramientas legales tenemos para resguardar a las mujeres y a los proveedores del impacto del extraño esquema de Texas de externalizar la aplicación de la ley a partes privadas”.

Biden se refirió en sus comentarios al inusual aspecto de la ley de Texas: 

En vez de utilizar al estado para hacer cumplir la prohibición, en cuyo caso hubiera sido más fácil para la Corte darles la razón a las clínicas abortistas ya que la Enmienda 14 hablan exclusivamente de que el gobierno no debe inmiscuirse en la privacidad de las mujeres, es que ofrece recompensas de hasta 10 mil dólares a ciudadanos que denuncien a aquellas mujeres o clínicas que intenten realizar abortos.

“En lugar de utilizar su autoridad suprema para garantizar que se haga justicia, el más alto tribunal de nuestro país permitirá que millones de mujeres de Texas que necesitan una atención reproductiva fundamental sufran mientras los tribunales se dedican a examinar las complejidades procesales”, criticó Biden.

La prohibición del aborto en Texas supone un golpe para el gobierno de Biden y los demócratas en general, ya que durante su campaña el presidente prometió hacer de Roe “la ley del país” en respuesta a que el Corte Suprema tuviera una mayoría conservadora.

Sin embargo, los estados republicanos se han ido alejando cada vez más de los abortos, poniendo restricciones y tratando de prohibirlos por completo.

La ley provida de Texas prohibirá más del 90 por ciento de los abortos en el estado ya que las mujeres que buscan abortar lo hacen después de las seis semanas.

La Corte Suprema tendrá otro desafío similar que también impactará en el fallo de Roe v. Wade cuando le toque examinar una ley del estado de Misisipi que prohíbe los abortos después de la semana 15.   

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com