Redacción BLes–La Cámara de Representantes votó el jueves 19 de marzo para conceder la ciudadanía a los niños ilegales traídos a Estados Unidos cuando eran niños o que han escapado de la guerra o los desastres naturales en otros lugares.

Un proyecto de ley que otorga estatus legal a unos 2 millones de los llamados “Dreamers” y a cientos de miles de otros extranjeros ilegales de una docena de países fue respaldado por los legisladores en una votación casi partidista de 228-197.

Nueve republicanos, en su mayoría moderados, votaron a favor de la medida, al igual que todos los demócratas.

Un segundo proyecto de ley para incluir la igualdad de protecciones para un millón de extranjeros ilegales que trabajan en Estados Unidos parecía estar a punto de convertirse en ley. La administración informó de que constituyen la mitad de los trabajadores agrícolas del país.

Los republicanos se opusieron a ambas medidas, insistiendo en que cualquier ley de inmigración debe reforzar la protección en la frontera con México, que ha sido traspasada por oleadas de extranjeros ilegales en las últimas semanas.

Los republicanos han acusado a los demócratas del Congreso de ignorar ese problema y al presidente Joe Biden de alimentarlo al borrar las duras políticas migratorias del ex presidente Donald Trump.

Las perspectivas de los proyectos de ley son sombrías en el Senado, dividido en partes iguales, donde los 50 demócratas necesitarán al menos 10 republicanos.

Las perspectivas para el objetivo de Biden de promulgar una legislación que otorgue la ciudadanía a los 11 millones de extranjeros ilegales en Estados Unidos son aún más sombrías.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), dijo de los “Dreamers”, inmigrantes traídos a Estados Unidos ilegalmente cuando eran adolescentes, que “son tanto para nuestro país”. “Estas comunidades de inmigrantes fortalecen, enriquecen y ennoblecen nuestra nación, y se les debe permitir quedarse.”

El mes pasado, 100.441 extranjeros ilegales fueron arrestados al intentar cruzar la frontera, el mayor número desde marzo de 2019. La cifra se acerca a un máximo de 20 años, según el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Muchos ilegales menores de 18 años que fueron traídos a Estados Unidos antes de este año recibirán un estatus legal condicional durante 10 años bajo el proyecto de ley “dreamer”. Tendrán que haber completado la escuela secundaria o tener calificaciones educativas comparables, estar libres de antecedentes penales significativos y cumplir otros requisitos.

Le recomendamos:

Tendrán que obtener un título de educación superior, servir en el ejército o trabajar durante al menos tres años para obtener la residencia legal permanente con una tarjeta verde. Al cabo de cinco años, podrán solicitar la ciudadanía, como cualquier otra persona con tarjeta verde.

El proyecto de ley también incluirá tarjetas verdes para unos 400.000 extranjeros ilegales con estatus de protección temporal, que permite permanecer temporalmente a personas que huyen de disturbios o desastres naturales en una docena de países.

El otro proyecto de ley otorgará el estatus de trabajador agrícola cualificado a los trabajadores agrícolas inmigrantes que hayan estado en el país de forma ilegal durante los últimos dos años, así como a sus cónyuges e hijos. Esto les permitirá permanecer en Estados Unidos durante ciclos de 5 y medio años que podrían renovarse.

Tendrían que pagar 1.000 dólares y servir durante ocho años más para obtener la tarjeta verde, dependiendo del tiempo que hayan trabajado ya en las granjas.

Anne Walker– BLes.com