Redacción BLes –Los senadores demócratas no consiguieron el apoyo de todos los miembros del partido para cambiar las reglas del senado y aprobar la reforma electoral sin el apoyo de los republicanos en la sesión del miércoles 19 de enero.

En lo que algunos consideran fue una sesión histórica debido al peso de la reforma electoral que los demócratas querían aprobar, los dos senadores demócratas considerados moderados, Joe Manchin de West Virginia y Kristen Sinema de Arizona, fueron los grandes protagonistas de la sesión.

Conscientes de que la reforma electoral que los demócratas deseaban aprobar apresuradamente, no es popular entre los republicanos, el líder mayoritario Chuck Schumer recurrió a lo que sería el último recurso para aprobar una legislación sin el apoyo de la minoría u oposición: eliminar el quórum o en el caso de Estados Unidos, el llamado filibustero.

El filibustero es una regla del senado diseñada para forzar el debate entre quienes poseen la mayoría de los escaños con quienes poseen la minoría. Es decir, es un mecanismo de ‘defensa’ para evitar que el partido dominante apruebe legislaciones sin ningún tipo de oposición.

En el caso del senado estadounidense, el filibustero requiere que las legislaciones reciban 60 votos a favor para poder ser sancionadas, lo que se considera una gran mayoría.

Actualmente, republicanos y demócratas tienen 50 escaños cada partido, por lo que la votación es decidida por la presidente del senado, la Sra. Kamala Harris si es que hay un ‘empate’ de votos a favor y en contra.

Inicialmente, se votó singularmente por la reforma electoral la cual concluyó con una votación de 49-51 siendo el líder Chuck Schumer el único que votó en contra para poder llevar la votación de nuevo.

Luego, se hizo la votación para eliminar temporalmente la regla del filibustero para votar la reforma electoral pero como se esperaba, la votación concluyó 48-52 con toda la oposición republicana votando en contra más el apoyo de Sinema y Manchin.

“Permitir que un partido ejerza el control total en el Senado con sólo una mayoría simple sólo echará leña al fuego del latigazo político y la disfunción que está desgarrando a esta nación”, dijo Manchin durante la sesión del miércoles según Fox News. “En contra de lo que algunos han dicho, la protección del papel de la minoría -demócrata o republicana- nos ha protegido de los volátiles vaivenes políticos que hemos soportado en los últimos 233 años”.

Mitchell McConnell, el líder de los republicanos dijo eliminar el filibustero sería el fin de la institución:

“El filibustero legislativo es una tradición central del Senado. Es la característica indispensable de nuestra institución. Hace que el Senado cumpla su propósito fundacional: forjar compromisos, enfriar las pasiones y garantizar que las nuevas leyes obtengan un amplio apoyo de una sección transversal de nuestro país”, dijo McConnell.

Entre los puntos más criticados por los republicanos a la reforma electoral es que se permitiría votar sin un documento de identidad oficial, los presos y criminales también serían parte del padrón, la votación por correo sería universal y la gente se podría anotar para votar el mismo día de las elecciones. Aunque lo que más reclaman los republicanos es el hecho de que las elecciones serían reguladas por el gobierno central, quitándole el rol que tradicionalmente realiza cada estado independientemente.

Esta es la segunda vez que la administración Biden no logra aprobar una legislación sin el apoyo de los republicanos.

El proyecto de ley de gasto en infraestructuras de varios miles de millones llamado Build Back Better tuvo un destino similar y no se aprobó debido a la oposición de Manchin, que dijo que el proyecto de ley aumentaría la ya elevada inflación.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.