Redacción BLesUna demócrata de la Asamblea estatal de California presentó un proyecto de ley que, bajo el disfraz del “discurso de odio” pretende echar a policías que se hayan expresado en contra del matrimonio homosexual o del aborto.

El proyecto de ley, conocido como Ley de Reforma de la Responsabilidad de las Fuerzas de Seguridad de California (Ley CLEAR), pretende combatir “la infiltración de extremistas en nuestras fuerzas de seguridad” y obligaría a comprobar los antecedentes de todos los agentes que hayan “intercambiado mensajes racistas y homófobos”, reportó The Federalist.

“Comprobar los antecedentes” podría incluir revisar tweets o publicaciones viejas en las redes sociales, algo que se ha convertido en un verdugo de la cultura de cancelación.

Los aspirantes a ingresar a las fuerzas policiales también están abarcados por el alcance de la legislación.

En el proyecto, se considera discurso de odio “defender o apoyar la negación de los derechos constitucionales, el genocidio o la violencia contra cualquier grupo de personas por motivos de raza, etnia, nacionalidad, religión, género, identidad de género, orientación sexual o discapacidad”.

El problema yace, y esto es algo común en las legislaciones de los demócratas, en que la definición de “discurso de odio” o “grupos de odio” usualmente se refieren a las expresiones de valores tradicionales y el objetivo es finalmente perseguir y discriminar a todos los que no estén de acuerdo con la ideología LGBT.

Una sociedad socialista promulga leyes para reprimir al pueblo y no por su bien

Visto desde el punto de vista de los requisitos a cumplir para servir en las fuerzas policiales, que una persona esté a favor o en contra del matrimonio homosexual o el aborto, no están relacionados con la capacidad física y mental de la persona para el rol de policía.

Es decir, los demócratas continúan promulgando leyes que solo buscan reprimir a las personas que mantienen valores tradicionales pero que no hacen realmente nada para mejorar la sociedad ni facilitar el trabajo de la gente.

Le recomendamos:

El abogado de Pacific Justice Institute, Matthew McReynolds, dijo que esta definición amplia y deliberadamente arbitraria podría dar paso a que los cristianos y los conservadores sean clasificados como “odiosos” basados en sus creencias.

“Con el pretexto de hacer frente a las bandas policiales, el proyecto de ley lanza al mismo tiempo un ataque inexplicable, injustificado y sin precedentes contra los agentes pacíficos y conscientes que casualmente tienen opiniones políticas y religiosas conservadoras”, escribió Reynolds.

“De hecho, se trata de uno de los intentos más indisimulados y atroces que hemos visto nunca, en más de 20 años de supervisión de este tipo de legislación, contra la libertad de asociación y la libertad de elegir puntos de vista minoritarios”, agregó el Dr. Reynolds.

En 2019 la Asamblea de California aprobó una ley para obligar a las instituciones religiosas a aprobar públicamente la homosexualidad y transexualidad.

Aunque actualmente es un proyecto de ley con audiencia programada para el próximo 6 de abril para ser tratada por el senado, California cuenta con una mayoría demócrata y no sería extraño que esto se vuelva ley.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com