Redacción BLes- Mientras el país entero aguarda por los resultados de las elecciones para el Senado que se desarrollaron en Georgia el martes, el representante demócrata Chris Pappas publicó en su cuenta de Twitter un listado de leyes con tinte izquierdista que intentarán imponer durante los próximos meses. En caso de obtener el control de ambas cámaras del Congreso, la agenda progresista podría llevarse a cabo muy fácilmente y el caos podría ser total.

El representante demócrata Chris Pappas sueña con la victoria en Georgia y anticipa la intención de imponer una agenda comunista aplicando una serie de leyes progresistas que adelantó en un mensaje de Twitter. 

“Cambiar el Senado sería enorme para obtener votos sobre proyectos de ley populares bloqueados por Mitch McConnell: $2k cheques, Ley de igualdad, Dream Act, Infraestructura, Ley de derechos de voto, Financiamiento estatal y local, Acción climática y la lista sigue y sigue y sigue. Estados Unidos necesita esto”, fueron las palabras de Pappas.

Tal como se puede observar, todas las propuestas implican una fuerte intervención estatal y un enorme gasto público. La única forma de poder afrontarlo es por medio de los impuestos. Claro, esa parte no la contó el congresista demócrata. Para permitir que el gobierno federal o estatal pueda afrontar un aumento significativo de de sus gastos, deberá aumentar en igual medida los impuestos a sus ciudadanos, empresarios y trabajadores. No existe otro método.

Además Pappas culpó a los miembros republicanos del Senado por obstaculizar los esfuerzos para lograr estos objetivos durante los últimos años. La situación cambiaría rotundamente en caso de que los demócratas logren obtener la mayoría tras una victoria en las elecciones de Georgia. 

En caso de que Jon Ossoff y Raphael Warnock ganaran sus carreras contra los senadores republicanos en ejercicio David Perdue y Kelly Loeffler, los demócratas y los republicanos igualarán la cantidad de escaños en el Senado con 50 cada uno, en tal caso debería desempatar el presidente del Senado (vicepresidente de los EE. UU.) que su figura dependerá de lo que suceda hoy con la certificación de votos y quien será finalmente el presidente de los Estados Unidos. 

La única esperanza para evitar el caos total es que, David Perdue y Kelly Loeffler mantengan sus asientos en el Senado y por supuesto, la situación ideal sería que el presidente Trump mantenga su cargo en la Casa Blanca tal como la mayoría de los estadounidenses manifestó con su voto. 

El peor de los escenarios sería que los demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock obtengan una victoria en Georgia, y que los republicanos no logren cancelar la certificación electoral y por tanto Biden asuma la presidencia. Tal situación le daría a los demócratas una mayoría en las Cámaras y el poder de la Casa Blanca. Las consecuencias son inimaginables.

Andrés Vacca-BLes.com