Redacción BLes– Legisladores demócratas votarán este miércoles en la Cámara un proyecto de ley que busca centralizar el poder en Washington para que sea el Congreso el que establezca el reglamento de las elecciones a nivel nacional, una responsabilidad que actualmente recae sobre cada estado, reportó Washington Times.

La “ley para el pueblo” de los demócratas intenta quitarles la autoridad a los estados para poder implementar desde el Congreso un reglamento electoral estándar para todo el país.

Entre las propuestas de los demócratas se encuentran el voto por correo universal, registración automática del votante (cualquiera que tenga número de seguridad social es registrado como votante), derecho al voto de los ex delincuentes, financiación pública de las elecciones y nuevos requisitos de redistribución de distritos (buscan quitarle votos a los estados republicanos y agregar DC como un estado).

Entre los ítems más llamativos de la medida está la prohibición a los estados de exigir documentos de identidad con foto u otro tipo de identificación para votar por correo.

Un grupo de al menos 16 secretarios de estado republicanos, liderados por John Merrill de Alabama, se oponen a la medida afirmando que el proyecto de ley básicamente les impediría a los estados resguardarse del fraude electoral.

Le recomendamos:

El grupo de republicanos enviaron una carta a la Cámara de Representantes y el Senado declarando que la propuesta “socava descaradamente el extenso trabajo que, como funcionarios electorales, hemos llevado a cabo para ofrecer opciones de voto seguras y accesibles a nuestros electores”.

“Ni siquiera es algo que deba considerarse porque no tenemos elecciones nacionales; tenemos 50 elecciones estatales para un cargo nacional”, dijo el Sr. Merrill en una entrevista. “Cada estado debería estar facultado para tomar sus propias decisiones para sus propias elecciones. No necesitamos la nacionalización de las elecciones, y ciertamente no necesitamos ese poder centralizado en Washington, D.C.”

Según Washington Times, lo que los republicanos ven como medidas propensas al fraude electoral, los demócratas califican de ‘supresión de voto’. Pero más allá de la visión demócrata, la votación universal por correo sin la necesidad de que el votante presente identificación es simplemente una invitación a cometer fraude.

En su discurso durante la convención de acción conservadora (CPAC) Donald Trump se adelantó a las intenciones de los demócratas y advirtió a sus seguidores.

“Nancy Pelosi y los demócratas están corriendo para aprobar un ataque flagrantemente inconstitucional contra la Primera Enmienda y la integridad de nuestras elecciones”, dijo Trump.

Y agregó: “Prácticamente quieren eliminar los requisitos de identificación de los votantes en todo el país, borrar efectivamente todos los plazos de registro… requerirles a los estados que den boletas a los delincuentes, registrar automáticamente a todos los beneficiarios de asistencia social para votar, y poner a burócratas que nadie eligió y que no rinden cuentas, a cargo de trazar los distritos del Congreso”.

Lo único que detiene a los demócratas de convertir el país en una escribanía de su propio partido, es el filibuster, es decir, que para aprobar una ley en el senado, necesitan dos tercios de los votos, o 60 para lo cual tendría que haber al menos 10 senadores republicanos que voten a favor de las leyes demócratas.

Álvaro Colombres Garmendia– BLes.com