Redacción BLes – La reconocida abogada Sidney Powell sigue combatiendo el fraude electoral, y en su última demanda en el estado de Georgia presentó el caso en el que se fingió un daño grave en la tubería de agua, para desalojar la sala de conteo de votos el 3 de noviembre. 

En esa ocasión se quedaron los trabajadores electorales sin supervisión durante la noche para manipular las máquinas de votación, y las demás personas fueron enviadas a casa informó The Gateway Pundit del 26 de noviembre. 

“El plan y el artificio consistía en manipular fraudulentamente el recuento de votos para asegurar la elección de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos”, se especificó con claridad en el texto de la demanda. 

La demanda fue presentada en Atlanta, Georgia contra el gobernador Brian Kemp, el secretario de Estado y presidente de la Junta Electoral, Brad Raffensperge y cuatro miembros de la Junta Electoral.

Y justamente la encabeza como demandante, C.J. Pearson, un estudiante afroamericano de 18 años, de la Universidad de Alabama. 

El texto de 104 páginas incluye varios casos más, basados en declaraciones de testigos principalmente. 

En otro de ellos se detalla que en ocasiones se empezaban las cuentas con un saldo de 35.000 votos a favor de los candidatos demócratas , aunque no hubiera iniciado el conteo.  

“De hecho, creemos que en Arizona por lo menos 35.000 votos fueron ilegalmente añadidos al recuento de votos del Sr. Biden”, dice el documento.

Le recomendamos:

Más aún, se considera que el mismo procedimiento fraudulento habría sido perpetrado en otros estados, de acuerdo con informes de expertos sobre los estados de Michigan, Pennsylvania, Arizona y Wisconsin.

A pesar de que los procesos legales toman un tiempo, la campaña Trump no ha descansado en sus intentos por restablecer la legalidad del proceso electoral, tan desacreditado por la gran cantidad de fraudes descubiertos.

Para los seguidores del presidente estadounidense, Donald Trump, son alentadoras las señales recientes.

Uno de los usuarios de Twitter opinó en ese sentido, refiriéndose al llamado ‘estado profundo’ como se conoce al conjunto de funcionarios y altas personalidades de la política estadounidense, contrarios a la legalidad en el país. 

“El Estado Profundo tuvo un mal día hoy.  Esta es la cuestión… es lo mejor que les va a pasar… y nunca más se repetirá”, tuiteó @MajorPatriot.

Por su parte, la destacada abogada del equipo legal del presidente Trump, Jenna Ellis, percibe que los demócratas dan señas de pánico. 

“Los demócratas están entrando en pánico y diciendo que esta “no fue una audiencia real”. Lo siento, progresistas, el Artículo II [el Poder ejecutivo] es muy real”, escribió Ellis en tono satisfecho.

José Ignacio Hermosa – BLes