Redacción BLesLa congestión de buques de carga varados durante varios días en las costas de EE. UU., principalmente en el puerto de Los Ángeles (LA), fue noticia durante las últimas semanas, y un tema que suscitó algunas especulaciones acerca de lo que la provocó, y además generan preocupación por una posible escasez en los suministros. 

Acorde a lo que reportó el Daily Mail, las decenas de barcos anclados frente a la costa oeste podrían estar esperando hasta cuatro semanas antes de poder atracar.

El atraso se habría producido por la escasez de personal portuario debida a la crisis pandémica del Covid 19. El medio también menciona que una mayor demanda de bienes de consumo también ha jugado un papel importante.

Los atascos en los puertos de las costas californiana y atlántica, al parecer alcanzaron niveles de crisis en los últimos 18 meses. En Chicago, llegó a sufrir un atasco de 40 km aproximadamente.

La crisis podría provocar desabastecimiento en una serie de artículos de mayor consumo, como ropa, electrónicos, juguetes y muebles, según plantea el Daily, lo que a su vez podría derivar en subidas de precios, ya que muchos minoristas se ven obligados a afrontar la escasez y los aumentos de los costos mayoristas.

Los cuellos de botella en algunos puertos incluso están comenzando a despertar la preocupación de que podría haber escasez de productos en el período previo a la Navidad.

Según datos de Marine Exchange of Southern California, al 30 de septiembre había 140 barcos en total en el puerto de LA, que incluían, 83 en áreas de anclaje o deriva y 57 en atracaderos. 

Los informes de hoy indicaron 146 barcos en total en el puerto de LA, 84 en áreas de anclaje o deriva y 62 en atracaderos.

Pero no todos los puertos están sufriendo estos atascos. El puerto de Nueva York, si bien había circulado con fuerza en las redes que era uno de los más afectados, está trabajando en condiciones habituales. 

Esto lo confirmó la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey en una declaración publicada por el Daily Mail, en la que dijo que las operaciones allí eran “sólidas”. 

“No hay escasez de mano de obra ni retrasos significativos en los envíos”, afirmó.

Pero el caos del transporte marítimo se traslada al transporte terrestre, ya que las industrias ferroviarias y los camiones, que continúan en la cadena del sistema de suministro de Estados Unidos, han llegado a niveles de congestión sin precedentes.

Steven Trombley, director general de la instalación ferroviarias en Los Ángeles,  se está viendo desbordado y debe redoblar los esfuerzos para mantener la creciente afluencia de productos con un número de trabajadores reducido.

En las instalaciones, los contenedores destinados a viajar por ferrocarril suelen permanecer en los muelles durante semanas, en contraste con los días anteriores a la pandemia, dijo el medio. 

Una coalición de sindicatos que representan a los trabajadores del transporte marítimo de todo el mundo, advirtieron en una carta abierta el miércoles, que las restricciones de la pandemia han sumido al transporte marítimo mundial en el caos.

“Estamos asistiendo a interrupciones sin precedentes y a retrasos y escasez mundiales de productos esenciales, como productos electrónicos, alimentos, combustible y suministros médicos”, dijeron.

Vanesa Catanzaro– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.