Redacción BLes– El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper reafirmó los propósitos de la fuerza naval estadounidense presente en el Mar al Sur de China asegurando que “no iba a ser detenida por nadie” en relación con la presión que ejerce China y amenaza la estabilidad en la región.

Esper afirmó que el régimen chino continuaba participando en la violación sistemática de normas, la coerción y otras actividades malignas mientras que al mismo tiempo su aparato militar continuaba ejerciendo una agresiva presión en el este y en el Mar del Sur de China.

Como ha informado Business Insider, el secretario de Defensa indicó que si bien las tácticas de China en la zona podrían cambiar, aún era una necesidad para Estados Unidos el poder estar preparados.

“Esperamos que el [Partido Comunista Chino] cambie sus formas, pero debemos estar preparados para la alternativa. Debemos defender el sistema libre y abierto que ha asegurado la paz y la prosperidad para millones y defender los principios que lo sustentan”, dijo Esper.

Para Esper, China no debería desplegar su fuerza marítima en aguas internacionales y convertirlas en una zona de exclusión para su propio “imperio marítimo”.

Sin embargo, del mismo modo dio a entender que EE. UU. no estaba buscando conflictos, expresando que su política exterior estaba pensada a ser “constructiva y orientada a resultados con China y, dentro de nuestra relación de defensa, abrir líneas de comunicación y reducción de riesgos”, según dio a conocer el South China Morning Post.

No obstante, Esper dijo que Estados Unidos se encontraba posicionando fuerzas para contrarrestar el comportamiento chino y apoyar las políticas de los Estados Unidos. 

El mismo martes EE. UU. desplegó su buque el USS Ralph Johnson en un ejercicio de libertad de navegación aérea’ cerca de las disputadas Islas Spratly. De acuerdo con Business Insider, lo que provocó la ofensa por parte de China.

“Esta operación de libertad de navegación confirmó los derechos, libertades y usos legales del mar reconocidos en el derecho internacional al desafiar las restricciones al paso inocente impuestas por China, Vietnam y Taiwán”, explicó la Marina a través de un comunicado.

“Los reclamos marítimos ilegales y radicales en el Mar del Sur de China representan una seria amenaza para la libertad de los mares”, acotó la Marina.

El Global Times, un periódico que es controlado por el Partido Comunista Chino comunicó a principios del mes que “el Mar del Sur de China está completamente al alcance del Ejército Popular de Liberación de China”, asegurando que un movimiento en falso por parte de los Estados Unidos provocaría una respuesta inmediata.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en un comunicado que “las afirmaciones de Beijing sobre los recursos en alta mar en la mayor parte del Mar del Sur de China son completamente ilegales, como lo es su campaña de intimidación para controlarlos”.

“La visión predadora del mundo de la RPC no tiene cabida en el siglo XXI”, agregó.

César Múnera-BLes.com