Redacción BLes– El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades Infecciosas o CDC, modificó los protocolos sanitarios pasando por alto el riesgo de contagio, para que las instalaciones en la frontera sur puedan usar el 100% de su capacidad para albergar más niños inmigrantes.

La directiva inicial de la CDC permitía solo la ocupación del 50% de la capacidad de estas instalaciones, para poder cumplir con el distanciamiento social, etc.

Debido a la crisis inmigratoria creada por la administración Biden que revirtió todas las políticas de la era Trump con las que se había logrado mantener bajo control la inmigración ilegal que ingresa por la frontera sur, las instalaciones de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) están desbordadas, y los protocolos no se pueden mantener.

Aún así, el gobierno demócrata niega la existencia de una crisis inmigratoria, y de hecho ha prohibido a la prensa ingresar a estas instalaciones por razones “sanitarias”.

Biden también recibió críticas porque habilitó las mismas instalaciones de celdas contiguas creadas en la era de Obama para albergar niños inmigrantes que ingresaban al país sin padres, las que el mismo Biden usó para demonizar a Trump como inhumano.

Según el reporte de Axios, los albergues han estado recibiendo una media de 321 niños al día -comparados a los 47 diarios de la primera semana de enero- y esperan necesitar 20.000 camas para acoger un número récord de niños migrantes.

Le recomendamos:

La decisión de la CDC de cambiar los protocolos, aun admitiendo que “las instalaciones deben planificar y esperar tener casos de COVID-19” generó mucha polémica porque en muchos estados se está debatiendo la reapertura de escuelas para la enseñanza en persona.

La semana pasada la CDC publicó sus lineamientos para la reapertura de la enseñanza en persona y entre las medidas sugeridas, según USA Today, recomiendan estrategias como dividir a los alumnos en grupos pequeños; escalonar los horarios; instalar barreras físicas, especialmente en espacios reducidos como las zonas de recepción; y limitar las visitas a la escuela”.

Algunos ven estas medidas como excesivas ya que los datos de la mismo CDC indican que los niños y las escuelas “no es el principal impulsor de la transmisión comunitaria”

Es imposible no notar el áspero contraste de la CDC cuando estaba Donald Trump como presidente ahora cuando está Joe Biden.

En varias ocasiones durante su gestión Trump tuvo que desmentir los dichos del director de la CDC, Robert Redfield, sobre la efectividad de las máscaras, los protocolos para volver a las escuelas, y sobre cuándo estarían listas las vacunas.

Sin embargo, Redfield puede cambiar los protocolos para validar los errores intencionales de la administración Biden.

Cambiar los protocolos para permitir que sigan inundando el país con inmigración ilegal mientras que al mismo tiempo ponen en riesgo de contagio según sus propios parámetros, mientras que al mismo tiempo limita la enseñanza en persona de los estudiantes, parece más bien que la CDC acomoda sus protocolos a las necesidades de la agenda demócrata y no responden verdaderamente a la “emergencia sanitaria”.

Álvaro Colombres Garmendia– BLes.com