Redacción BLesAnte el elevado precio de la gasolina, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata de Nueva York urgió a la administración Biden a vender la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR, por la sigla en inglés), una medida temporaria que no soluciona la falta de control en los precios. 

“Estamos aquí hoy porque necesitamos un alivio inmediato en los surtidores de gasolina y el lugar para buscar es la Reserva Estratégica de Petróleo”, dijo Schumer en una conferencia, de acuerdo con Reuters del 14 de noviembre.

Un pedido igual hicieron la semana pasada 11 senadores demócratas. La SPR alcanza los 612 millones de barriles, y debería ser utilizada en gran medida para situaciones de emergencia como los huracanes, o en casos similares. 

Por su parte, la autora Jessica Resnick-ault señala: “Los analistas han advertido que una liberación de la SPR solo produciría un efecto a corto plazo en el mercado, ya que no aumentaría la capacidad de producción de Estados Unidos”.

Es de notar que el precio promedio de un galón de gasolina regular de autoservicio en California llegó en promedio a 4,68 dólares el galón el 15 de noviembre, superando el récord anterior de 4,67 dólares establecido en octubre de 2012. En algunos lugares incluso alcanzó los 7,50 dólares por galón.

En este contexto, el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano por California), calculó que con esos precios el próximo Día de Acción de Gracias sería el más caro de la historia. 

“No hay nada que sea más caro que la gasolina hoy en día. Y no tiene por qué ser así. Cuando la gasolina se encarece, las personas a las que realmente perjudica son las menos afortunadas, las que tienen menos dinero”, consideró McCarthy el mes pasado. 

Y añadió: “Les quita literalmente la comida a sus hijos. De cara al próximo Día de Acción de Gracias, va a ser el más caro de la historia para los estadounidenses. Pero el verdadero desafío está ocurriendo aquí. Son las políticas de esta nueva administración”.

Por otro lado, la administración Biden se encuentra en aprietos porque aunque prometió reducir las emisiones de carbono y de dirigir a Estados Unidos hacia una producción energética con menos emisiones de carbono, la crisis actual hace más difícil cumplir con esas aspiraciones. 

Uno de los recursos utilizados por Biden para reducir los precios de los combustibles fue pedir a la OPEP que aumentara la producción, contrariando su política de reducción de emisiones lo que causó fuertes críticas y acusaciones de hipocresía. 

De hecho, una de las primeras órdenes ejecutivas que firmó Biden acabó con el oleoducto Keystone XL, y los miles de empleos que podría haber ofrecido a los estadounidenses. 

Por otro lado, la Administración de Información Energética prevé que Estados Unidos aumentará el consumo del carbón un 20% más con respecto al año pasado, lo que de ninguna manera complace a los activistas del clima. 

Otra de las circunstancias es la que presenta la inflación creciente, que también encarece los planes de establecer fuentes de energía renovables, dado el inesperado aumento de los costes de los materiales y los componentes involucrados. Con un 6,2%, la tasa de inflación llega al nivel más alto en más de 30 años.

La crisis energética no pasa desapercibida para los internautas, quienes expresan sus comentarios por las redes sociales, tal como lo hace el usuario de Twitter @l78lancer.

“El precio del combustible es uno de los impulsores del precio de todo lo demás que sale al mercado. Entonces, mientras el público se queja de los precios de la gasolina, ¿tal vez deberíamos quejarnos del Green New Deal que ayudaría a empujarnos hacia el estancamiento de la independencia energética?” cuestionó. 

Asimismo, el usuario @grumblecore destaca que la situación está haciendo que los ciudadanos se enojen. 

“Biden casi no tiene poder sobre el precio de la gasolina, ni los retrasos en el envío y la escasez causados por tantas personas que intentan comprar cosas y recibirlas a través de los sistemas de transporte estropeados por la pandemia. La gente está enojada porque su vieja “normalidad” no regresará”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.