Este miércoles pasado, Jim Jordan (R-Ohio) envió una carta al CEO de Twitter, Jack Dorsey acusando a la plataforma de ejercer censura sobre conversadores prominentes pero no sobre liberales prominente, a lo que llamó “control editorial”, según informó Fox News.

Las acciones del Rep. Jordan, miembro del Comité Judicial del Congreso de EE. UU., son en respuesta a la creciente censura que están sufriendo tanto usuarios comunes, como medios digitales con perspectivas conservadoras, críticas a la narrativa manejada por los medios principales. La censura tocó su límite cuando Twitter comenzó a colocar “advertencias” en los tweets del presidente Trump.

El primer incidente de censura ocurrió en un tweet del 26 de mayo, cuando el Trump señaló el potencial fraude que implica el voto por correo, a lo cual Twitter agregó una advertencia de “comportamiento abusivo”.

No HAY FORMA (¡NINGUNA!) de que los votos por correo sean algo menos que sustancialmente fraudulentos. Se robarán las cajas con los votos, se falsificarán los votos e incluso se imprimirán y firmarán fraudulentamente. El gobernador de California está enviando votos a millones de personas, a cualquiera…

El segundo incidente fue el 26 de mayo, cuando surgieron los disturbios posteriores a la muerte de George Floyd bajo custodia policial en Minneapolis.

Nunca habrá una “Zona Autónoma” en Washington, D.C. mientras yo sea vuestro presidente. Si lo intentan ¡se encontrarán con una fuerza seria!

Jim Jordan señaló: Mientras Twitter busca silenciar voces conservadoras, incluyendo el Presidente de los Estados Unidos, en su plataforma, Twitter ha permitido que extremistas violentos usen su plataforma con una impunidad aparente”, escribió Jordan citando los tweets hechos por el líder supremo iraní Ali Khamenei, que pidió la “eliminación de Israel”.

La documentación requerida por el representante Jordan, busca entender cuál es el criterio o el funcionamiento de la plataforma para decidir censurar ciertos usuarios. Es por eso que solicitó toda la documentación pertinente a las decisiones de moderar, hechas por Twitter del año pasado para los usuarios localizados en los Estados Unidos, incluyendo la regla o política que el usuario presuntamente viola y el contenido del tweet moderado.

Comentarios del Fiscal General

William Barr, fiscal general, dijo en una entrevista con la NBC: “Ellos construyen toda su base de usuarios diciendo ‘tenemos una variedad de puntos de vistas. La gente puede venir y publicar sus puntos de vista, sus posturas y declaraciones’. Ahora han cambiado. Ahora son selectivos y han comenzado a censurar diferentes puntos de vista… hay algo perturbador sobre lo que está pasando”.

El jefe del equipo de “fact-chekers” de Twitter, Yoel Roth

Se supo que la persona que supervisa el equipo de “fact-check” los encargados de “revisar” los tweets para determinar una posible violación a las políticas de uso, Yoel Roth, tiene un historial de tweets “anti-Trump”, lo que pone en duda la neutralidad que dicho equipo pueda tener a la hora de hacer su trabajo.

Yoel acusó de Nazi y racista a Trump y comparó a Kellyane Conway con Josep Goebbels, el conocido genocida Nazi.

El Rep. Jordan ultimó a Twitter a presentar la documentación antes del  22 de julio del corriente año.