Redacción BLesLa representante Rashida Tlaib, demócrata de extrema izquierda, en una entrevista publicada esta semana instó al gobierno federal y a sus colegas en el Congreso a impulsar un desfinanciamiento del Departamento de Seguridad y de sus agencias de inmigración, las cuales resultan clave en este momento de crisis migratorio y colapso en las fronteras.

Los dichos de la representante fueron el martes 6 de julio durante una entrevista con Julie Mao de Just Futures Law, donde se la pudo escuchar muy clara y determinante en su postura respecto a que “Estados Unidos debe dejar de financiar las oficinas de Aduana y Protección Fronteriza (CBP), Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS)”.

Tlaib ya había generado polémica en el pasado por publicar comentarios del estilo, como cuando en septiembre de 2021 lanzó un tuit en el que se podía leer simplemente “Abolir ICE”. Pero ahora resultó sumamente clara en su narrativa, la cual se agrava teniendo en cuenta la situación de crisis migratoria que se está viviendo en la frontera sur de los Estados Unidos impulsada por las políticas implementadas por la administración Biden de flexibilidad en las fronteras.

En este contexto, justamente las oficinas de CBP e ICE junto al Departamento de Estado, son las dependencias encargadas de frenar y controlar la situación de la mejor manera posible para evitar que el caos se traslade y afecte al resto del país. 

Estas instituciones no están dando a basto, debido muchas veces a la escasez de personal y recursos. Por lo cual los comentarios de Tlaib son criticados y acusados de desestabilizadores.

Tlaib, un miembro clave del llamado “Escuadrón Demócrata”, intentó argumentar sus dichos diciendo:

“Una y otra vez lo hemos visto como defensores en el terreno, ya que las agencias de servicios humanos continúan viendo una y otra vez, que estas agencias son ineptas para guiar humanamente a los migrantes a través de nuestro sistema de inmigración y, en cambio, continúan aterrorizando a los migrantes ubicados dentro de nuestras comunidades”.

Le recomendamos: Robert Kennedy Jr. ADVIRTIÓ sobre la agenda de las Big Pharma para esclavizar a la humanidad

Ad will display in 09 seconds

Particularmente Tlaib rechazó la iniciativa del presidente Biden para aumentar la inversión en tecnología fronteriza para el CBP. La cual incluye 665 millones de dólares en inversiones para modernizar los puertos de entrada terrestres y 47 millones para invertir en capacidades de detección además de inversiones en tecnología de vigilancia fronteriza.

En este sentido, Tlaib aseguró que tanto ella como “muchos demócratas del Congreso”, rechazan radicalmente la iniciativa. Según sus comentarios, este tipo de tecnología representa un simple “cambio de nombre en la militarización” y generaría una especie de “trato muy inhumano para con nuestros vecinos inmigrantes”. 

La representante fue aún más allá con sus comentarios cuando aseguró, sin fundamentar semejante afirmación, que aplicar nuevas tecnologías en la frontera podría “violar los derechos humanos de nuestras comunidades”.

Por último afirmó que las nuevas tecnologías no generarán mayor seguridad a los Estados Unidos, y en cambio, dijo que los legisladores deberían centrarse en una reforma migratoria integral, cuyas propuestas suelen incluir una amnistía a gran escala para los inmigrantes ilegales que ya están en el país.

En cuanto a lo que respecta a la seguridad nacional, cabe destacar, que a pesar de los comentarios de la representante Tlaib, la administración Biden está siendo fuertemente confrontada justamente por haber presentado un presupuesto de defensa para el ciclo 2022 el cual fue calificado como “decepcionante” por los grandes recortes que sufrió el ejército estadounidenses y en consecuencia la seguridad nacional. 

En una declaración conjunta varios senadores republicanos criticaron el presupuesto presentado por Biden en el Congreso. Las acusaciones se centran en haber priorizado billones en gastos de una “lista de deseos liberales” en lugar de proporcionar fondos para el ejército de Estados Unidos.

Andrés Vacca – BLes.com