Redacción BLesDe acuerdo a un informe publicado por The Wall Street Journal, 131 jueces federales habrían violado la ley al escuchar casos en los que estaban involucrados intereses personales o de sus familiares.

La investigación muestra que entre el 2010 y el 2018, fueron 685 los casos en los que los jueces actuaron en demandas que involucraban a empresas en las que ellos o sus parientes tenían acciones.

Casi en dos de cada tres de estos 685 casos, hubo veredictos en favor de las compañías en las que los jueces o sus familiares tenían intereses económicos.

Las explicaciones que dieron los jueces por estas supuestas violaciones fueron variadas, algunos dijeron que en las listas de recusación habían errores ortográficos por lo que algunos casos no pudieron ser detectados como “conflicto de intereses” por el software que utilizan, otros culparon a sus secretarios y también algunos dijeron que las operaciones resultaron en pérdidas.

Entre algunos de los casos se encuentra el del juez Lewis Babcock, de Colorado, que falló a favor de una subsidiaria de Comcast Corp. y él o su familia habrían tenido en ese momento acciones de la empresa por un monto de entre $15,001 y $50,000.

En este caso, una pareja acusó a trabajadores de la empresa Comcast de asustar a su hija de 10 años y lastimar a su perro y le pidieron al juez, quien fue designado por Ronald Reagan, que emitiera una orden para que los trabajadores de la empresa no ingresen a su propiedad para instalar cable de fibra óptica.

El dictamen de Babcock fue que la pareja había bloqueado el acceso a los trabajadores de la empresa  y el caso fue enviado nuevamente a la corte estatal, tal como quería Comcast.

Cuando se le preguntó por su violación, el juez hizo alusión a procedimientos internos defectuosos y dio su agradecimiento a The Wall Stret Journal por hacerlo estar alerta y no volver a tener esa equivocación.

Otro caso se dio en Nueva York, por el juez designado por Barack Obama, Edgardo Ramos, dictaminó que la empresa TGI  Insurance Co., le debía pagar $25 millones, además de $8 millones más agregados por él, a Exxon Mobil Corp. en una demanda por contaminación. 

En ese momento el juez tenía acciones en Exxon por un valor de entre $15,001 y $50,000.

Un funcionario de la corte aseguró que Ramos no sabía de su violación debido a que en su lista de recusación estaba solo el nombre de la empresa matriz Exxon Mobil Corp. y no incluía a la unidad en cuestión, por lo que el software que detecta los conflictos de la corte no encontró una violación, ya que se basa en coincidencias exactas.

Por otro lado, los archivos judiciales dicen que al inicio del caso, la unidad informó que era una subsidiaria de Exxon Mobil para que el juez designado pueda evaluar una posible recusación o inhabilitación.

Por su parte, la Oficina Administrativa de los Tribunales de EE. UU. dijo sobre el informe que es preocupante que hayan ocurrido estos casos en los que no se detectaron conflictos de intereses y que la Oficina Administrativa está revisando el asunto.

También aclararon que el poder judicial federal le da mucha importancia a evitar cualquier caso de conflictos de interés financiero, por lo que están utilizando un software de detección y capacitación ética para evitar violaciones en el futuro.

Sebastián Arcusin– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.